Entradas

Soñando mariposas

Imagen
Hace tiempo que rompí con la inspiración, discutimos  acaloradamente, dio un portazo y me abandonó. Cariacontecido y melancólico yo me sumí en un eterno letargo. Pero hoy algo sucedió, me quedé parado de repente extasiado mirando el amanecer teñido de colores ocres fantasía de una ciudad acariciada por el sol. De repente miles de mariposas revoloteaban a mi alrededor y jugueteando traviesas con sus alas me acariciaban el corazón.
Aspiré la brisa olor a azahar  y en el cielo surcando el horizonte en globo un  delfín y un elefante me saludaron los dos. Las nubes de algodón de azúcar bailaban alegres haciendo un corro alrededor del sol. 
Al despertarme de este hermoso sueño miré mi escritorio, en él dormían unos folios escritos en verso y un dibujo de un delfín y un elefante blanco en globo y miles de mariposas bailando a su alrededor.

Las sibilas

Imagen
¿QUIENES FUERON LAS SIBILAS?


Las sibilas fueron mujeres que según la mitología griega, y también la romana tenían poderes proféticos inspirados por el dios Apolo.
   Se dice que vivían en grutas o cerca de las corrientes de agua, y que formulaban sus profecías en estado de trance. Por lo general, lo hacían en hexámetros griegos que se transmitían por escrito.


¿Cuantas sibilas se conocen?


   Los primeros escritores griegos solo mencionan a una sibila, probablemente la eritrea Heterófila a la que se le atribuye la predicción de la guerra de Troya. Más adelante, el número de sibilas aumentó hasta diez
Sibila de SamosSibila HeterófilaSibila de CumasSibila  libiaSibila tiburtinaSibila délficaSibila cimeriaSibila frigiaSibila babilónica o persaSibila de Helesponto¿Cuál es la sibila más importante?



    La más importante de todas en la mitología romana era la  sibila de Cumas, conocida también como Deifoba. Esta sibila fue citada por primera vez en el tratado "De mirabilibus auscultationibu…

El corredor de la muerte.

Imagen
Estoy triste, tengo frío.....Aún no sé por qué estoy en este lugar, no me han dicho qué hice para que me aplicaran tan cruel condena. Yo siempre tuve un comportamiento aceptable, obedecí todas las órdenes que me dieron. En el lugar en el que estoy, hay un pasillo largo y estrecho lleno de celdas todas de seres como yo, que esperan sin remisión el momento de su muerte, solo queda que un ángel de la guardia conmute nuestra pena, llevándonos a una vida mejor. He oído que esta semana vendrá nuestro verdugo para llevar a cabo el ritual de la muerte, se nos inyectará una solución letal y todo habrá terminado para nosotros. Nuestro delito: ser abandonados por aquellos que creímos que nos amaban, a los que siempre fuimos fieles sin pedirles a cambio nada más que un poco de su cariño.....solo eso. Pero para que podáis comprender mi caso, os contaré mi historia.
  Me pusieron Kaleb, cuando aún era un cachorrillo de labrador. Me pusieron ese nombre porque Kiko, mi dueño es gran aficionado a los c…

Alas de Mariposa

Imagen
Me gusta verla. Se mueve así, devolviéndome una paz infinita que quiero retener. Ella, baila aleteando majestuosa al compás de la música. La veo en el frondoso mar de flores de un bosque del que es la reina indiscutible por su belleza. Ahí está bailando para mí.



La dama del lago

Imagen
Había mucha niebla ese día, y los perros estaban nerviosos, no obstante la princesa Ariadna había decidido que se celebrara el día de montería proyectado. La princesa era una joven hermosísima, pero todo lo que tenía de hermosa lo tenía de cruel y despiadada. Ese día habían convocado a muchos nobles, príncipes y caballeros, todos ansiosos por conquistar el corazón de la princesa. Entre los invitados estaban el príncipe Armando y uno de sus mejores caballeros Sir Thomas,  cuya valentía ya había sido probado en algunas batallas a pesar de su juventud. La montería estaba a punto de comenzar, todo estaba preparado, el terreno a batir pertenecía a las tierras del rey Osvaldo rica en caza, el único inconveniente era  atravesar las tierras del Lago de la Tristeza, dónde según cuentan habitaba la dama del lago. Nadie osaba adentrarse en ese bosque, se contaban historias de que todo aquél que se adentraba en las tierras, y miraba a los ojos de la dama quedaba hechizado y volvía de nuevo al bos…

La traición

Imagen
Había oído muchas historias sobre aquel bosque, no obstante se iba adentrando en él. Caminaba sin rumbo, sin apenas darse cuenta. En su mente una sola imagen, la de su novia y su mejor amigo yaciendo desnudos en su cama. Hubiera querido matarlos allí mismo, pero no lo hizo, solo les gritó y les amenazó. Después se marchó dando un portazo,y empezó a caminar sin un rumbo fijo. El dolor y el desengaño por la traición le ahogaban, apenas podía respirar. El estado de ansiedad era enorme, y el dolor en el pecho era como si miles de agujas penetraran en su pecho. Cuando quiso darse cuenta estaba en ese bosque dando vueltas a lo sucedido. Lágrimas de rabia y desesperación corrían como torrentes en aquel rostro congestionado.
 Caminó por una alameda que parecía conducirle a un claro en el corazón mismo del bosque. Al llegar al claro, respiró profundamente sin reparar en nada. Un enorme pájaro aleteó a su espalda, se giró para verlo pero allí no había nadie. Al volver la vista al frente la vio, …

La bombona de butano me mira mal

Imagen
Tras un concienzudo estudio y análisis de las diferentes variables he llegado a una conclusión: a saber, la bombona de butano me mira mal y me ha declarado la guerra. Si ya sé que suena a manía persecutoria, y demás paranoias, pero después de innumerables experiencias y análisis rigurosos he podido constatar que la muy rencorosa, pérfida y maligna bombona me la tiene jurada. Y os preguntaréis que cómo puedo llegar a esa magnífica y erudita conclusión. Bueno pues es muy simple, siempre que decide agotarse es cuando me toca ducharme a mi, da igual si es invierno o verano, si hace un frío polar o no,  al cabo de recibir el agua templada o calentita, de golpe ¡zas! ahí tienes una de agua fría. Esto en verano, pues como que no tiene importancia. Pero llega el invierno, y como que la broma no tiene gracia alguna, al menos no para mí que es a la que siempre le toca  la glacial sorpresa.    Lo peor de todo es que lo hace únicamente cuando me toca a mí, ya se puede duchar un ejército de millone…