Soñando mariposas

Imagen
Hace tiempo que rompí con la inspiración, discutimos  acaloradamente, dio un portazo y me abandonó. Cariacontecido y melancólico yo me sumí en un eterno letargo. Pero hoy algo sucedió, me quedé parado de repente extasiado mirando el amanecer teñido de colores ocres fantasía de una ciudad acariciada por el sol. De repente miles de mariposas revoloteaban a mi alrededor y jugueteando traviesas con sus alas me acariciaban el corazón.
Aspiré la brisa olor a azahar  y en el cielo surcando el horizonte en globo un  delfín y un elefante me saludaron los dos. Las nubes de algodón de azúcar bailaban alegres haciendo un corro alrededor del sol. 
Al despertarme de este hermoso sueño miré mi escritorio, en él dormían unos folios escritos en verso y un dibujo de un delfín y un elefante blanco en globo y miles de mariposas bailando a su alrededor.

CALDERETA EXTREMEÑA

      
Se trata de un plato típico de los pastores y, es quizás uno de los platos más emblemáticos de la gastronomía extremeña.

Ingredientes:
-1 pierna de cordero que deshuesaremos y cortaremos en trozos regulares, o bien pedirle al carnicero que la deshuese y la corte en trocitos como si fuera para un estofado.
-Hígado de cordero.
-4 o 5 dientes de ajo.
-1 hoja de laurel grande.
-Pimentón.
-1 pimiento choricero, se puede sustituir por una ñora.
- Un poco de pimienta, o también si se quiere se puede sustituir la pimienta por un poco de guindilla picante ( según el gusto).
- Pan.
-Aceite.
-Sal.
-Vino blanco.

Elaboración:
   En una sartén con abundante aceite, doramos unos trozos de pan ( una rebanada o dos) y cuando estén doraditos, reservamos el pan y sofreímos los ajos de forma que se doren un poco y los echamos en un mortero junto con el ajo.
   En una sartén o en un caldero, echamos el cordero cortado en trocitos, y el hígado ya salpimentado ( o con la guindilla para los más atrevidos). Apartamos un poco del hígado de cordero y lo majamos junto con el pan tostado, un poco de sal, los ajos y el pimiento choricero o ñora ( éste último se puede dejar previamente en un bol con agua caliente para que se le pueda quitar la piel de manera que solo nos quede la carne del pimiento).
  Una vez que la carne se ha dorado un poco se añade una cucharadita de pimentón picante o dulce según el gusto, uno o dos vasos de vino blanco y la hoja de laurel.
  A continuación, añadiremos el majado a la carne y se cubre de agua dejándolo que se guise hasta que se reduzca y se quede en la salsa.
  Se puede acompañar como guarnición con patatas fritas.
   ¡Buen provecho! 
   





Comentarios

  1. Ummm!!!.. esto tiene buena pinta!! El típico plato que el medico incluye en todas las dietas ;P

    ResponderEliminar
  2. Está riquísimo te lo aseguro, eso sí no asiduamente pero algún domingo prueba a hacerlo, además hay muchas variantes. Mi madre lo solía hacer de vez en cuando, y le salía muuy buena, a mi también me sale bastante buena no es por na, jajaja. Son los genes...mi bisabuelo materno era pastor, así que digo yo que de ahí habremos cogido experiencia en la elaboración de tan exquisita y suculenta receta.

    ResponderEliminar
  3. Ñam ñam se me está haciendo la boca agua... copiaré la receta para hacerla un día ¡Con lo que me gustan a mí los guisotes!!!!

    Besoooss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy buena,te lo aseguro. Y además cuando se queda reducida a la salsa no veas como mojarán con el pan más de uno XDD. Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

¡Me está mirando! (II)

¡Me está mirando! (I)