El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

CALDERETA EXTREMEÑA

      
Se trata de un plato típico de los pastores y, es quizás uno de los platos más emblemáticos de la gastronomía extremeña.

Ingredientes:
-1 pierna de cordero que deshuesaremos y cortaremos en trozos regulares, o bien pedirle al carnicero que la deshuese y la corte en trocitos como si fuera para un estofado.
-Hígado de cordero.
-4 o 5 dientes de ajo.
-1 hoja de laurel grande.
-Pimentón.
-1 pimiento choricero, se puede sustituir por una ñora.
- Un poco de pimienta, o también si se quiere se puede sustituir la pimienta por un poco de guindilla picante ( según el gusto).
- Pan.
-Aceite.
-Sal.
-Vino blanco.

Elaboración:
   En una sartén con abundante aceite, doramos unos trozos de pan ( una rebanada o dos) y cuando estén doraditos, reservamos el pan y sofreímos los ajos de forma que se doren un poco y los echamos en un mortero junto con el ajo.
   En una sartén o en un caldero, echamos el cordero cortado en trocitos, y el hígado ya salpimentado ( o con la guindilla para los más atrevidos). Apartamos un poco del hígado de cordero y lo majamos junto con el pan tostado, un poco de sal, los ajos y el pimiento choricero o ñora ( éste último se puede dejar previamente en un bol con agua caliente para que se le pueda quitar la piel de manera que solo nos quede la carne del pimiento).
  Una vez que la carne se ha dorado un poco se añade una cucharadita de pimentón picante o dulce según el gusto, uno o dos vasos de vino blanco y la hoja de laurel.
  A continuación, añadiremos el majado a la carne y se cubre de agua dejándolo que se guise hasta que se reduzca y se quede en la salsa.
  Se puede acompañar como guarnición con patatas fritas.
   ¡Buen provecho! 
   





Comentarios

  1. Ummm!!!.. esto tiene buena pinta!! El típico plato que el medico incluye en todas las dietas ;P

    ResponderEliminar
  2. Está riquísimo te lo aseguro, eso sí no asiduamente pero algún domingo prueba a hacerlo, además hay muchas variantes. Mi madre lo solía hacer de vez en cuando, y le salía muuy buena, a mi también me sale bastante buena no es por na, jajaja. Son los genes...mi bisabuelo materno era pastor, así que digo yo que de ahí habremos cogido experiencia en la elaboración de tan exquisita y suculenta receta.

    ResponderEliminar
  3. Ñam ñam se me está haciendo la boca agua... copiaré la receta para hacerla un día ¡Con lo que me gustan a mí los guisotes!!!!

    Besoooss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy buena,te lo aseguro. Y además cuando se queda reducida a la salsa no veas como mojarán con el pan más de uno XDD. Besos

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Me está mirando IX

¡Me está mirando! (I)