¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

El pianista IV. Verona (1ªparte)


  Antes de partir hacia Madrid para coger el primer vuelo hacia Verona, Lucía hizo una fotografía al retrato de Elvira. Es increíble el parecido físico con su madre, así como toda la historia que le habían contado, le parecía emocionante el hecho de que podía tener más familia, y nada menos que tener como prima a una eminente investigadora en el campo de la medicina.
   En el aeropuerto de Barajas estaban Roberto y Lucía esperando partir rumbo a la bella ciudad de Verona, mientras comentan todo lo sucedido y de como se estan desarrollando todos los acontecimientos, todo había dado un giro enorme de buscar a un músico desconocido ahora se encontraban indagando en su entorno, y lo más curioso es que el desconocido también forma parte de su pasado, Lucía está tan confusa que no sabe que pensar. Su mente es un hervidero de emociones, se siente inquieta, nerviosa, feliz, pero preocupada porque no sabe muy bien como va terminar esta historia. Ella es una concertista mundialmente famosa, y no quiere  que esta historia salga a  la luz en ningún periódico sensacionalista. No, eso no le conviene, deben llevar esto con la máxima discreción.
   Les avisan que deben embarcar con rumbo a su destino, así que apresuran a tomar el avión rumbo a su destino y a Lucía parece palpitarle con más fuerza su corazón, es producto de su estado emocional, son muchas emociones en tan poco tiempo.
   El viaje se les está haciendo corto, Roberto está elaborando una especie de posible árbol genealógico, pero le faltan los datos más importantes, eso es lo que les faltan por averiguar. En esto están cuando les avisan de que deben abrocharse los cinturones, pues van a tomar tierra.
  ¡Por fin Verona! exclama Roberto con una especie de emoción contenida. Bien tú dirás Lucía, a dónde nos dirigimos, le comenta nervioso. Lucía le comenta que van directos a casa de su madre, una casona hermosa situada en la plaza delle Erbe, antiguo foro de la ciudad romana. Hoy es una hermosa plaza. En el centro de la misma se alinean la columna del Mercado, el Capitello o Tribuna, la fuente de la Madonna Verona y la columna de San Marcos  con un león alado, símbolo de Venecia. La plaza se encuentra rodeada de palacios y casas antiguas. En el lado norte de la misma se halla el palacio Maffei de estilo barroco. Es una plaza muy transitada, llena de puestos y terrazas. Lucía ha quedado con su madre en el café Filippini, un sitio lleno de encanto, y la simpatía de sus camareros siempre tan atentos. Antes de dirigirse al Café, Roberto deja sus maletas en el hotel Aurora Verona cerca de la Plaza. Después de haber dejado todo ordenado toma su bloc de notas,  Lucía por su parte ya ha dejado sus cosas en casa de su madre. Las dos esperan a Roberto en el Café mientras degustan un capuccino delicioso, Lucía aún no le ha contado nada pues quiere que sea Roberto quien le de toda clase de detalles.
  Roberto camina en dirección a la plaza, en su paseo disfruta del ambiente bullicioso de la plaza poblado de puestos en los que cada uno ofrece su mercancía, de improviso  le embarga un agradable olor a rosas que le llegan desde uno de los puestos de flores, se siente como en una nube. Hace un día espléndido, lo que hace que las terrazas de los cafés y los restaurantes estén plagados de turistas y de gentes del lugar. En el Café Filippini están sentadas Lucía y su madre quienes le hacen una señal para llamar su atención, ya le tienen reservada una silla a su lado.
  Al llegar se saludan, hacía mucho tiempo que Roberto no visitaba Verona, a pesar de que es una ciudad que le gusta tanto a él como a su esposa e hijos. Roberto se sienta y después de pedirle al camarero un martini rosso y unas aceitunas, saca la fotografía que habían tomado horas antes en el palacete cercano a Santander y se lo enseña a Verónica, la madre de Lucía. Verónica al ver la fotografía, se queda mirándola fijamente y no puede creerlo.
-¡Santa Madonna!- exclama
¿ Esto es una fotografía de un cuadro o un photoshop de esos que hacen ahora ustedes con la informática?

Lucía sonríe y le dice a su madre que no es una broma que se trata de una fotografía tomada en un palacete de Santander, y se trata del retrato de una hija de la Marquesa de Sanabria y..... le sigue contando todos los detalles.
La madre de Lucía no sale de su asombro y empieza a darle vueltas al asunto, les comenta que sabe que su padre era español, y que era viudo, que llegaron los dos a Verona con un ama de cría hasta que el se casó de nuevo con una rica heredera de la ciudad, que no tenía hijos. Su madrastra siempre la quiso y la mimó mucho, cosa que su padre no tenía tiempo pues se pasaba las horas haciendo negocios. Que ahora es difícil reunir más información pues su padre falleció de un infarto  cuando ella tenía veinte años y la mujer que les acompañó desde España para cuidar de ella decía que era una tía suya solterona y que al casarse su padre regresó a España y nunca más tuvo noticias suyas. Roberto suspiró y comentó que lo único que podían hacer es ir a los registros públicos para ir obteniendo datos hasta dar con la identidad del padre y así reconstruir la historia.
  De momento, podemos ir a mi casa y ver entre los documentos que tengo de mi padre para ver si hay un dato real, pues por lo que me contáis quizás estemos viviendo una realidad distinta. Quiero decir que quizá mis apellidos no son los reales, y esto me está empezando a dar vértigo, comentó la madre de Lucía algo abrumada por toda la información recibida.

Comentarios

  1. Cuando has estado en Verona y no me lo has dicho? :P

    ResponderEliminar
  2. Pues si te digo la verdad, no he estado nunca, ya me hubiera gustado a mí estar allí con lo que me gusta viajar y conocer sitios nuevos. Pero nada, para hacer la descripción me he tenido que documentar un poco por eso tardo tanto en terminar las historias del piano. Pero ya queda menos, seguro que me dirás que voy a mantener la intriga hasta el final, pero creo que igual sabes por dónde van los tiros.












    .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Mi guerrera valiente