¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

Pensando en voz alta.





   Hoy he decidido dar las gracias a mi familia, por aguantarme cuando estoy de mal genio, por apoyarme en los malos momentos, por estar ahí siempre que los necesito...gracias igualmente por ser como son, porque no me importan sus defectos, de la misma manera que a ellos no tienen en cuenta los míos, por aceptarme tal y como soy....en definitiva por quererme como me quieren. Yo también les quiero.
   He decidido dar las gracias a mis amigos de toda la vida, porque si aún siguen estando en mi vida es porque les importo lo suficiente como para estar a las duras y a las maduras.
   He decidido dar las gracias a quienes cuando estoy triste me apoyan y me dan ánimos para salir adelante, a quienes  pierden un minuto de su tiempo para decirme simplemente hola, también a quienes extrañan mi ausencia. He decidido dar las gracias a los que saben escuchar sin burlarse de mis ideas, a quienes  me corrigen si ven que me equivoco y lo hacen por mi bien, a quienes no les molesta mi presencia. He decidido dar las gracias a todos los que me quieren de alguna forma, a los que  cuando les necesito no me dan la espalda.
    He decidido ignorar a  hipócritas,  mentirosos, a cuántos  se esconden bajo el disfraz de buen amig@ para a continuación criticar a mis espaldas. He decidido premiar con mi ausencia a quienes les molesta mi presencia. He decidido ignorar a quienes cuando les necesito solo obtengo el silencio por respuesta o me dan la espalda. He decidido olvidar a  desagradecidos,  violentos,  estafadores,  corruptos........ He decidido ignorar a los intolerantes, a los egoístas que solo se acuerdan de mi para interés propio. He decidido ignorar a quienes me ignoran., a quienes solo tratan de imponerme sus ideas, a los que buscan alguien que les baile el agua, a quienes tratan de aprovecharse de mi buena fe, a quienes me insultan, a quienes me creen a su servicio, a quienes deciden amargarme el día con alguna estupidez. He decidido vivir de acuerdo con mis convicciones, ser yo misma y valorar todo lo que me rodea, pero más aún he decidido acabar esta reflexión decidiendo que voy a ser feliz pese a quien le pese. 

Comentarios

  1. Yo también lo decidí hace tiempo y se vive genial!!

    ResponderEliminar
  2. Buenas decisiones en esta jungla de asfalto en la que vivimos. Ánimo y adelante, guapísima.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Sí a veces hay que decir hasta aquí hemos llegado.

    ResponderEliminar
  4. olé, con un par de .... bienvenida al mundo de "hasta aqui hemos llegado".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Me está mirando IX