¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Doradas de ración sobre unas hojas de lechuga antes de cocinar

 NOTAesta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis.
Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento

Ingredientes (para cuatro personas)

4 doradas de 400 g. aprox.
-sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado).

Preparación:

Bandeja de horno con dorada y sal gruesa esparciendo sobre el fondo y sobre la dorada

   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.
   A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.

Ojo de la dorada descubierto para saber cuando está hecha la dorada

   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a 200º durante unos 30 minutos aproximadamente.
   El agrietamiento de la capa superior también nos indicará que el pescado ya está hecho.
   Sacamos el pescado del horno y rompemos la capa de sal y limpiamos el pescado con sumo cuidado quitando la piel y las espinas.

Limpiando la dorada, recién sacada del horno, de piel y espinas
SALSAS PARA ACOMPAÑAR
  • Salsa tártara
Mezclar 1/2 litro de mayonesa con 30 g de alcaparras, 3 pepinillos en vinagre y una cebolleta, todo muy bien picado.
  • Salsa alioli
Un truco para aligerar el trabajo es mezclar salsa mayonesa con ajo, dos o tres dientes de ajo según lo fuerte o suave que la desees, esta es un buen sustituto de la receta tradicional y mucho más cómoda de preparar. Tú eliges. 
La tradicional, es la siguiente:
-2 o 3 dientes de ajo.
-1/4 de litro de aceite.
-una yema de huevo.
-sal.
-zumo de limón.

Se machacan en un mortero dos o tres ajos, esto según como se quiera de fuerte o suave la salsa.
Se añade la yema de huevo y se remueve bien hasta que ligue con la pasta de ajo. A continuación, se agrega muy poco a poco el aceite de oliva sin dejar de remover, y un pizca de sal y el zumo de limón.

Comentarios

  1. Hace tiempo que no tomo dorada a la sal, me apetece. Recuerdo que de pequeña tomaba mujol a la sal, ahora no los encuentro, no sé porqué...

    ResponderEliminar
  2. Pues están muy buenas. El mújol también. Este verano he pescado alguno que otro y los he cocinado con otra receta mía especial que ya pondré otro día, y también están buenísimos.

    ResponderEliminar
  3. Pues se ve apetitoso... algún día lo haré con lubinas. Veo que estás muy puesta en la cocina y también en la pesca ¿porqué será?:)

    Montón de besos.

    ResponderEliminar
  4. Durrell yo me sé de alguien que también ha pescado alguna vez, eso sí los gusanos ni tocarlos jajaja (yo tampoco lo confieso jejeje). Ahora pescamos con pan, se aprovecha el pan duro, y oye han caído muchos mújoles y alguna que otra dorada jeje,

    ResponderEliminar
  5. Hola Isabel, Hace tiempo que no publicas y me preguntaba por qué. ¿Es que has dejado tu actividad bloguera? Espero que no sean problemas de salud. En fin, solo que echaba de menos tus interesantes post. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Me está mirando IX