Entradas

Mostrando entradas de octubre 30, 2011

¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

El pianista II. La historia de Elvira

Imagen
En el hotel, Marcos repasa las notas de la conferencia, "Economía en tiempo de crísis: claves para la recuperación", pero le es imposible concentrarse, no logra olvidar aquella melodía, se le ha metido en la cabeza y no puede dejar de tararearla. Marcos coge el móvil y llama a su amigo Roberto, productor y promotor de conciertos. Empieza a contarle lo sucedido y le tararea la melodía que había oído el día anterior, Roberto parece interesado y queda en acercarse mañana para acudir juntos al palacete para ver si hay suerte y pueden dar con el misterioso músico. Marcos decide volver a preparar su conferencia pues mañana es un día importante para él, estarán presentes la Ministra de Economía de Hacienda y varios consejeros de Economía de distintas Comunidades Autónomas, amén de autoridades académicas en la materia a nivel nacional e internacional, y aunque lleva muchas conferencias ya a sus espaldas no puede evitar los nervios. Empieza a ensayar en voz alta y toma nota de …

¿ES USTED MÉDICO?

Imagen
Una señora, con su hijo de 10 años, está comiendo en un restaurante. En un descuido, el chico se mete una moneda en la boca y se atraganta. La madre intenta hacerle escupir la moneda golpeándole la espalda, dándole palmadas en el cuello, sacudiéndolo, sin éxito. El chico ya comienza a dar muestras de asfixia y la madre, desesperada, comienza a gritar pidiendo auxilio. Un señor se levanta de una mesa cercana, y con pasmosa tranquilidad, sin decir palabra alguna, le baja los pantalones a la criatura, toma sus pequeños testículos, los aprieta con fuerza, y tira hacia abajo violentamente. Automáticamente, el niño -ante el dolor irresistible- escupe la moneda, y el señor, con la misma pasmosa tranquilidad con la que se acercó, regresa a su mesa sin decir una palabra. Al rato, la señora, ya tranquilizada, se acerca a su vecino para agradecerle que haya salvado la vida a su hijo, y le pregunta: - ¿Usted es médico? - No señora no, SOY INSPECTOR DE LA AGENCIA TRIBUTARIA y experto en tocarle los cojone…

Pensando en voz alta.

Imagen
Hoy he decidido dar las gracias a mi familia, por aguantarme cuando estoy de mal genio, por apoyarme en los malos momentos, por estar ahí siempre que los necesito...gracias igualmente por ser como son, porque no me importan sus defectos, de la misma manera que a ellos no tienen en cuenta los míos, por aceptarme tal y como soy....en definitiva por quererme como me quieren. Yo también les quiero.    He decidido dar las gracias a mis amigos de toda la vida, porque si aún siguen estando en mi vida es porque les importo lo suficiente como para estar a las duras y a las maduras.    He decidido dar las gracias a quienes cuando estoy triste me apoyan y me dan ánimos para salir adelante, a quienes  pierden un minuto de su tiempo para decirme simplemente hola, también a quienes extrañan mi ausencia. He decidido dar las gracias a los que saben escuchar sin burlarse de mis ideas, a quienes  me corrigen si ven que me equivoco y lo hacen por mi bien, a quienes no les molesta mi presencia. He decid…

El pianista I

Imagen
Tarde de otoño, el cielo empieza a adquirir cierto tono grisáceo, casi metálico, amenaza lluvia. Empieza a llover, y el GPS indica que debe tomar la primera salida y seguir la carretera secundaria para después enlazar con la nacional 623 hasta llegar a la ciudad de destino. Marcos quiere llegar al hotel antes de que anochezca. Está algo nervioso pues debe dar una conferencia sobre Economía en la Universidad, se juega mucho, estarán presentes altas autoridades académicas no solo a nivel nacional, sino internacional, amén de la Ministra de Economía. Para calmar los nervios al volante, Marcos -gran enamorado de la música clásica-acciona el lector de Cd´s del vehículo todoterreno, en esta ocasión y acompasando el ritmo de la lluvia suena el Canon en D mayor de Pachenbel.
    Lo que antes era una lluvia tranquila ahora se torna tormenta, la lluvia empieza a caer con más virulencia, parece como si el cielo estuviera enfurecido. Marcos empieza a ponerse nervioso, no le gusta el aspecto que h…

El corredor de la muerte.

Imagen
Estoy triste, tengo frío.....Aún no sé por qué estoy en este lugar, no me han dicho qué hice para que me aplicaran tan cruel condena. Yo siempre tuve un comportamiento aceptable, obedecí todas las órdenes que me dieron. En el lugar en el que estoy, hay un pasillo largo y estrecho lleno de celdas todas de seres como yo, que esperan sin remisión el momento de su muerte, solo queda que un ángel de la guardia conmute nuestra pena, llevándonos a una vida mejor. He oído que esta semana vendrá nuestro verdugo para llevar a cabo el ritual de la muerte, se nos inyectará una solución letal y todo habrá terminado para nosotros. Nuestro delito: ser abandonados por aquellos que creímos que nos amaban, a los que siempre fuimos fieles sin pedirles a cambio nada más que un poco de su cariño.....solo eso. Pero para que podáis comprender mi caso, os contaré mi historia.
  Me pusieron Kaleb, cuando aún era un cachorrillo de labrador. Me pusieron ese nombre porque Kiko, mi dueño es gran aficionado a l…

El pintor y la muerte II. La Reina de hielo.

Imagen
En el café La Bòheme no se habla de otra cosa, la exposición de la obra de Pascal Larroux está siendo un éxito, todos hablan de la "Reina de hielo", y más grande aún es el cuadro abstracto "Las cuatro estaciones".  Ayer llegó de Holanda, Marguerite  Dupoint. Se marchó el mismo día en que falleció Pascal Larroux, quería evitar a toda costa asistir a su entierro. Ahora en el café estaba con su nueva adquisición, un joven llamado Azazel, apuesto y algo misterioso, nadie sabe de dónde ha salido aquel muchacho. El camarero les comenta que hace dos días que acaba de abrirse la exposición de la obra de Pascal Larroux en la galería Renaud. Ella divertida, se burla diciendo que será como todo lo que hacía aquel pobre desgraciado, un verdadero fracaso.      El camarero la mira y sonríe negando con la cabeza y al cabo le responde: -Siento contradecirla Madame Dupoint, pero la exposición está siendo todo un éxito y parece ser que pronto viajará a Nueva York para ser expuesta.   …

El pintor y la muerte.

Imagen
Hacía tiempo que había perdido interés por la pintura, no tenía ganas de seguir adelante, lloraba amargamente por la mujer de sus sueños. Rezaba cada noche pidiendo entre lágrimas que su sufrimiento acabara, no quería seguir viviendo así, no podía con tanto dolor, se sentía herido de tal manera que ya no podía pensar con claridad ¿Por qué se fijaría en mi? se preguntaba.

 Era feliz antes de conocerla, tenía ilusión por la vida, tenía inspiración. Entró en su vida como un huracán que lo revuelve todo, le hizo sentir una pasión como nunca antes había sentido; pero luego, sin avisar ese fuego se fue volviendo frío, fue alejándose, se volvió indiferente. "Debí hacer caso del mensaje anónimo en el  que alguien que firmaba como una víctima del egoísmo de esa mujer, me avisaba de que destrozaría mi vida de la forma más cruel". Pero no quiso hacerle caso; ella que tantas bellas palabras de amor le había regalado, que tantas promesas le había hecho y que había sido para él la inspira…