¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

Decoración sencilla de una cajita de madera

  Como no tenía nada mejor que hacer, me dije pues mira voy a decorar una caja de madera. Así que me compré unas cajitas de madera, muy coquetas que venden sin decorar, tal como estas de la imagen superior.
 Bien, para la decoración de una de estas cajitas, he utilizado un bote de tempera de color negro y una cajita de mosaico de color nacarado.
  
  Cogemos la cajita y trazamos un cuadrado. Y con la dremel o un objeto punzante hacemos una señal. A continuación se lija bien para rebajar el interior del cuadrado que hemos trazado hasta tener la profundidad deseada. Como el mosaico es muy fino, no hace falta mucho.



  Una vez que la hemos lijado bien, procedemos a dar una mano de pintura con la tempera de color negro, lo dejamos secar y le aplicamos una segunda mano para que tome el color deseado.


  Una vez que se haya secado, procedemos a pegar el mosaico con pegamento de contacto. 

  Iremos pegándolas una a una. Aquí podéis colocar los mosaicos jugando con las diferentes tonalidades  para darle mayor atractivo a vuestra cajita.

    Por último, aplicarle un barniz transparente y brillante o una laca para darle brillo a nuestra cajita.






Comentarios

  1. Uy...huelo mono de barco, se echan de menos los barnices, la lija y demás? verdad? ;)

    Te ha quedado muy chula, yo tuve una época que me dio por decorar cajitas, ahora tengo la casa llena de cajitas, así que lo mismo me pongo y hago un barco ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es menos trabajoso que lo del barco, aún me quedan dos cajitas por decorar. Lo del barco no te lo recomiendo, te dejas la vista y se necesita mucha paciencia y muuuchas horas. Eso y además si las instrucciones están muy poco claras o apenas te viene nada tendrás que investigar por tu cuenta que clase de piezas son y a dónde demonios tienes que ponerla..

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Mi guerrera valiente