¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

Santa Eulalia de Mérida


   Hoy le voy a dedicar la entrada del blog a Santa Eulalia de Mérida, patrona y alcaldesa perpetua de la ciudad. Recuerdo haber visitado el hornito de Santa Eulalia en Mérida en varias ocasiones, siempre en compañía de mi madre, que era muy devota de la mártir. Y confieso que siempre me llamó la atención la valentía de esta niña de tan solo 12 años para enfrentarse al poder de la época y a sus injustas e inhumanas leyes. 

Hornito de Santa Eulalia
   Santa Eulalia nació en Mérida (entonces Emérita Augusta) allá por el año 292, en el seno de una rica y patricia familia de la Mérida Romana. En esa fecha se aprobó un Decreto del  Emperador Diocleciano por el que se prohibía a los cristianos dar culto Jesucristo, y les imponía el deber de adorar a los dioses romanos. Y todo aquel que no cumpliera el decreto sería condenado a morir. La niña se propuso protestar ante las autoridades de la época, así que sus padres la trasladaron a una villa que poseían en el campo para evitar males mayores. 
   Una noche silenciosa y oscura, Eulalia firme en sus ideas, con la ayuda de una de las sirvientas, sale de la casa y se encamina hacia la ciudad.  
  Al llegar a la ciudad, se presenta ante el gobernador Daciano y le increpa para que deje de matar cristianos, al mismo tiempo se declara enemiga de los dioses de Roma. Daciano al principio intenta convencerla con regalos y promesas para que cambie de opinión, y acepte el culto a los dioses romanos, pero Eulalia se mantiene firme y le contesta: "si queréis derramar sangre, aquí me tenéis, pero que sea la última".
   Los verdugos ante tal respuesta le enseñaron los terribles instrumentos de suplicio. El potro, la espada teñida en sangre, los garfios desgarradores, el fuego crepitante. Ella sin miedo les contesta que nada de eso le da miedo, que mantiene su fe en Cristo. La reacción de los verdugos fue empezar a romper su túnica de raso, y hundir en sus blancas espaldas los garfios de acero. Sobre sus heridas colocaron teas humeantes y después de un horroroso suplicio murió carbonizada. En ese mismo instante, vieron volar una paloma en dirección al cielo y empezaron a caer blancos copos de nieve que cubrieron su cuerpo. Los verdugos al verlo salieron huyendo horrorizados y con gran remordimiento por haber matado a una criatura inocente.
  Varios días después, se dice que un grupo de cristianos embalsamaron su cuerpo y le dieron sepultura.


     Más o menos esta es la historia de la mártir. 

    La festividad de la mártir se celebra el 10 de diciembre. Es patrona de Mérida (Extremadura), Totana (Murcia) y Santa Olalla del Cala (Huelva).


Santuario de Santa Eulalia de Mérida en Totana (Murcia)
    En Totana (Murcia) se la conoce como La Santa,  por la cual los totaneros sienten una especial devoción. En las faldas de Sierra Espuña tiene su santuario, que fue construido por la Orden de los Caballeros de Santiago, en un lugar con unas vistas maravillosas. No hace mucho que visité este santuario y me impresionó muchísimo, sobre todo las pinturas del interior del santuario. Si alguna vez tenéis ocasión os recomiendo su visita.


Interior del Santuario de Santa Eulalia en Totana
Bibliografía:
   Extremadura es así de Antonio Zoidio Díaz (Editorial Sánchez Rodrigo S.A-Plasencia. Edición de 1969)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Mi guerrera valiente