¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

De las ofertas 3x2 y otras naderías.

   Hoy me he propuesto dar la lata con lo de las ofertas 3x2 de los supermercados y centros comerciales. Si esos que te dan la tabarra con llévese 3 y pague 2. Es que he leído un artículo en un diario que hablaba del tema y me he dicho a mi misma, mira voy a hacer una entrada sobre este tema. 

   Llévese 3 y pague 2, es uno de los reclamos más habituales que nos podemos encontrar a la hora de hacer la compra. ¿Pero que se esconde tras este atractivo reclamo? Pues está claro, asegurar un beneficio mucho mayor al supermercado o centro comercial, porque si comparamos el precio del mismo producto de forma individual ¡oh sorpresa! resulta que suele salir más barato que comprarlo con la atrayente y sugestiva oferta. E incluso hay que pensar que si no necesitas más que una botella de vinagre (pongamos por caso) dime alma de cántaro ¿para qué vas a comprar tres? ¿Es qué va haber una invasión de alienígenas? ¿Has invitado a la orquesta nacional a tu casa? No, ya lo tengo, seguro  que has puesto un restaurante en tu casa, si como esos programas nuevos de las televisiones en que llenas la casa de gente que no has visto en tu puñetera vida y la entras en tu casa; mientras, tu te afanas en hacer una comida con la ilusión de llevarte el premio y que todos te digan que eres maravillosa, para luego llevarte el chasco que te ponen a parir detrás de las cámaras sin ningún rubor. Ah que no, que intentas ahorrar y te crees que llenando la despensa así te durará como la canción del Sueño de Morfeo  para toooda la vidaaa.
 Si llenamos el carro de ofertas 3x2 al final habremos gastado el doble de lo que teníamos pensado comprar. Lo importante es tener claro qué queremos comprar y sobre todo qué necesitamos realmente. Me parece una soberana estupidez comprar aquello que no vas a necesitar ni por asomo y que terminará criando telarañas en la despensa hasta caducar. Y hablando de caducar, es importantísimo mirar la fecha de caducidad, porque a veces algunas ofertas se basan en que el producto está a punto de caducar y si hacemos la compra alegremente nos llevaremos la sorpresita de que la compra nos ha salido carísima, eso si no  nos la han metido doblada y por no fijarnos hemos comprado algo que caduca ese mismo día o ya lo hizo el día anterior.
 Otro dato a tener en cuenta e indispensable para evitar gastar más de la cuenta es comparar precios, y no dejarnos llevar tanto por las marcas, algunas son mucho más caras no porque sean de mejor calidad, sino porque la empresa trata de amortizar lo que se ha gastado en publicitar su producto, amén de los costes de los tropecientos intermediarios para llevar la lechuga o los tomates del huerto del pueblo de al lado, hasta llegar al supermercado..Al final el agricultor paga más en el agua que se gasta en regar la lechuga o el tomate, que lo que le pagan por los mismos y luego el mismo agricultor se pasa por el supermercado y ve sus tomates a un precio que al pobre de la impresión se le salen los ojos de las órbitas.
Resumiendo, hagamos una compra inteligente y ya saben como decía un anuncio ..busquen, comparen y si encuentran algo mejor cómprenlo..

Comentarios

  1. Como dice el dicho: "Nadie da duros a cuatro pesetas" y bien verdad que es. Las ofertas siempre hay que mirarlas con lupa porque seguro que tienen truco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que lo tienen, el otro día por poner un ejemplo...pack de 5 salchichas ofertón y te pones a dividir a cuanto sale un pak y ves que sale 10 céntimos más caro cada unidad ( osea que el pack te sale 50 céntimos más caro) que el que venden suelto, y te dices menudo ofertón... Y en otros productos la diferencia puede llegar incluso a 1 euro..Dices a ver dónde está la dichosa oferta..En otros casos te das cuenta que han subido el precio para que no se perciba la diferencia...que lo tienen bien estudiado todo esto, pero por eso nosotros los consumidores debemos agudizar el ingenio y no dejarnos llevar por el rótulo OFERTA, porque como bien dices seguro hay truco

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Me está mirando IX