Entradas

Mostrando entradas de febrero 5, 2012

El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

Déjà vu

Esa mañana había amanecido con algo de niebla, Lidia y Germán iban camino al hospital en el que trabajaban como Auxiliares Técnicos Sanitarios, por la radio oían las bromas del programa de Lévantate y Cárdenas. Al coger el desvío para incorporarse a la autovía del Mediterráneo vieron a un coche oscuro hacer un extraño y dar varias vueltas de campana. Horrorizados pararon el coche y colocaron los triángulos de señalización, y mientras Germán llamaba a la ambulancia Lidia cogía el botín de emergencia para atender a los posibles heridos.
   Sólo había un hombre de unos cuarenta años que al parecer había sufrido varios cortes, pero nada grave. -¡Ayúdame! le gritó el hombre. Lidia le calmó diciéndole que no se preocupase que estaba en buenas manos. Procedió cuidadosamente a curar las heridas y vio que la de la pierna tenía mal aspecto, estaba a la altura de la vena femoral, así que decidió practicarle un torniquete, pero cuando estaba haciéndolo, oyó el ruido de armas y el batir de sables, p…

La mujer del faro

Imagen
¡Por fin las soñadas vacaciones! .... Luís y Ana había planeado unas vacaciones en un lugar de la costa dónde disfrutar de sus paisajes, su gastronomía, sus maravillosos rincones y al mismo tiempo disfrutar de su deporte favorito, la pesca. Luis había elegido ese lugar para pasar sus vacaciones porque le habían hablado una playa cerca del faro dónde se capturaban hermosas piezas de lubinas y doradas, y estaba ansioso por probar suerte.

Habían alquilado un apartamento en el pueblo, un lugar hermoso, pero sobre todo tranquilo, el apartamento les daba la oportunidad de llevar consigo a su perro, un pequeño labrador muy juguetón llamado Rocky, al que tanto él como su mujer solían llevar en todos sus viajes. Ese viaje no iba ser menos, así que eligieron un lugar idóneo dónde disfrutar de sus vacaciones con su mascota, que para ellos era un miembro más de la familia.
Llegaron al  apartamento y comenzaron a deshacer el equipaje y colocar todas las cosas, cuando ya tuvieron todo en orden se de…