Entradas

Mostrando entradas de febrero 26, 2012

El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

La voz

Imagen
Siempre había soñado con protagonizar una gran obra musical como protagonista, pero su físico era un gran impedimento, no así su voz. Iba de casting, en casting, siempre era admirado por su voz, una voz increíble, todos le admiraban; más siempre chocaba con el muro del físico, lo que ya empezaba a sacarle de sus casillas y hacer estragos en su ánimo. Siempre acababa haciendo de relleno, y a ser posible lo menos visible al espectador.     Empezó a pensar que era un bicho raro o algo por el estilo pues no era normal tanto rechazo, pero ¿por qué? si el se veía como uno más del montón, ¡vale no soy lo que se dice guapo! pero tampoco creo que sea para mostrarme tanto desprecio y menos tanto rechazo, o ¿acaso no se han mirado ellos al espejo? Estaba desesperado, pero ¿qué podía hacer ante una sociedad basada en lo puramente físico?  ¿Acaso el talento no tiene lugar en la sociedad? Ya no sabía que hacer, estaba realmente asqueado de tanto rechazo y la típica palmadita de no te lo tomes a mal,…