Entradas

Mostrando entradas de febrero 26, 2012

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Imagen
NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

La voz

Imagen
Siempre había soñado con protagonizar una gran obra musical como protagonista, pero su físico era un gran impedimento, no así su voz. Iba de casting, en casting, siempre era admirado por su voz, una voz increíble, todos le admiraban; más siempre chocaba con el muro del físico, lo que ya empezaba a sacarle de sus casillas y hacer estragos en su ánimo. Siempre acababa haciendo de relleno, y a ser posible lo menos visible al espectador.     Empezó a pensar que era un bicho raro o algo por el estilo pues no era normal tanto rechazo, pero ¿por qué? si el se veía como uno más del montón, ¡vale no soy lo que se dice guapo! pero tampoco creo que sea para mostrarme tanto desprecio y menos tanto rechazo, o ¿acaso no se han mirado ellos al espejo? Estaba desesperado, pero ¿qué podía hacer ante una sociedad basada en lo puramente físico?  ¿Acaso el talento no tiene lugar en la sociedad? Ya no sabía que hacer, estaba realmente asqueado de tanto rechazo y la típica palmadita de no te lo tomes a mal,…