Entradas

Mostrando entradas de abril 15, 2012

¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

El bar " El verso"

Esto es un pueblo de Sevilla el 15 de agosto, todo cerrado menos un bar, el bar " El verso". En la calle un calor horrible, cuarenta grados a la sombra, al sol se puede freír un filete en una sarten.    En esto que un turista algo despistado va buscando un sitio dónde tomar un refrigerio. Al final de mucho dar vueltas, se encuentra con el único establecimiento abierto, el bar "El verso". El hombre que entra aliviado y se dirige al camarero. - Póngame una limonada por favor.  El camarero le mira y mueve la cabeza negativamente y le dice: - Lo siento caballero, pero aquí tenemos por norma que para pedir la consumición ha de hacerse en verso. - Vale.  El turista que se pone a pensar y que en ese momento no le viene la inspiración. - Oiga se lo pido por favor, póngame una limonada. - Lo siento señor, pero las normas son las normas.  A eso que entra en la cafetería una joven y se dirige al camarero: - Hola, póngame una Coca-Cola para bebérmela yo sola. - Aquí tienes guapa.  El cam…