El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

Y tú más....

    
Mientras contemplo este cuadro de  Francisco de Goya, conocido como "Duelo a garrotazos" o  "La riña",  no puedo evitar compararlo con la situación que actualmente se vive en España. Y se me viene a la cabeza la imagen de una España dividida en dos, enfangada de mierda (corrupción) hasta las rodillas y entretanto dándose garrotazos (acusaciones, insultos y otras lindezas) y echándose en cara la mierda unos a otros, pero ninguno con la voluntad de hacer limpieza (regeneración y saneamiento de corruptos en sus filas) y al mismo tiempo tenderse la mano para terminar de limpiar la casa (España). Pero lo peor de todo es que esto parece un mal endémico que nadie está dispuesto a subsanar, y hasta las hormigas (pueblo) participan con entusiasmo en este espectáculo (penoso, pero la realidad es así de triste) y se dedican a morderse unas a otras con mucho afán.

 Lo más curioso, es que parece que la mierda huele más cuando proviene de un sector; cuando la mierda en sí misma es mierda venga de dónde venga y huele mal siempre. Todo se resume en ..y tú más, o lo tuyo es peor; pero es que además esto se puede aplicar desde al más grande al más pequeño. La mierda está tan enraizada, que esto ya parece una cloaca y no hay día que no desayunemos con algún escándalo. Y oiga, una ya no está para tantos sustos. Y así seguimos que aquí parece que estamos abonados a la cofradía de Monipodio y vamos a terminar con la mierda hasta el cuello, o aún peor; osease enterrados en la mierda. Tanto es así, que cada vez que miro a los leones de las Cortes les veo cara de escarabajos peloteros.

Solo espero y deseo que todos hagan limpieza (expulsión de corruptos) y que contraten a un buen equipo de mantenimiento (órgano externo e independiente) que se encargue de la higiene de la casa, así al más mínimo signo de suciedad, se elimine toda mancha...


Comentarios

  1. Esto no lo arregla nadie, ya viene de largo. Ya decía Machado aquello de: "Españolito, te guarde Diós, una de las dos Españas ha de darte el corazón"

    Va en nuestra naturaleza estar divididos, enfrentados y echarnos la mierda a la cara los unos a los otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que no se equivocó ni lo más mínimo...Yo creo igual que tú, es algo genético...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Me está mirando IX

¡Me está mirando! (I)