¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

La secretaria del fontanero.



  



 Dicho así parece un chiste o una novela humorística, pero no. Esto no es ni lo uno, ni lo otro.  Sucedió hace ya unos años, cuando una buena mañana de domingo (por decir buena, porque para mi vecina de buenas nada) a mi vecina se le averió el fregadero. La pobre se echó las manos a la cabeza...¿dónde iba a encontrar un domingo a un fontanero que le arreglara la avería del fregadero? Su hija le comentó que había oído hablar de los fontaneros de 24 horas, que trabajaban incluso los domingos, pero que no sabía lo que les iba a cobrar; más bien lo que les iba a limpiar por.... quítame ahí unas chapucillas de nada y poco más. Como no veía la forma de arreglar aquel entuerto se puso en manos del fontanero 24 horas.
  Allí  que llega el fontanero tan raudo y veloz como Super Mario Bros (que más le hubiera valido que hubiese sido él). Le arregla la avería en un pis pas y cuando termina el arreglo mi vecina (muy feliz ella) le pregunta aquello de... cuánto le debo buen hombre? (eso se lo dijo porque no sabía lo que le esperaba al día siguiente) y el "Super Mario Bros de 24 horas" le contesta: <<mañana le mando a mi secretaria con la factura>>. A mi vecina se le quedó cara de circunstancia (bueno, más bien de ¿dónde está la cámara oculta porque se trata de una broma no?).  Cuando nos lo contó, nos quedamos algo sorprendidos, tanto como ella. No paraba de decir...<<¡Cómo adelantan los tiempos hasta los fontaneros tienen secretarias!>> Pero claro, esto lo decía con cierto tono de preocupación como quien adivina lo que se le viene encima. Que ya se lo olía aquella.. ¿un fontanero con secretaria? Prepara la cartera que nos va a salir cara la secretaria y la madre que parió al "Super Mario Bros de 24 horas"...
     Al día siguiente, aparece la famosa secretaria, muy peripuesta ella con su carpeta en mano. Allá que saca el arma, digo la factura, y 60 euros de multa, digo de atraco, digo de cargo por manos de obra, más desplazamiento, más pienso ergo te atraco ( coñe ni que hubiera venido de Madrid, o de Valencia, si estaba a la vuelta de la esquina y no estuvo ni cinco minutos de reloj) pero claro el servicio de 24h hay que pagarlo. Lo malo es que parece una regla invariable eso de que si algo se tiene que averiar no sé por qué narices, pero se acaba averiando en día festivo. Yo creo que más que nada por fastidiar....

Comentarios

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Me está mirando IX