¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

Te estuve esperando


Foto-manipulación de Bárbara Florczy
Te estuve esperando, 
en aquel banco donde acordamos.
Allí nadie llegó,
solo un cuervo negro;
un mal presagio.
El tiempo pasó
inexorable los segundos derramando,
 una infantil desesperación
y una tormenta,
de decepción y desencanto.
En medio de la lluvia
con una rosa roja entre mis manos,
empapándome el dolor,
 y el corazón acongojado;
aun te estuve esperando.
La esperanza se heló,
la rosa deposité en el banco.
Rota la ilusión
y el corazón en mil pedazos,
bajo la lluvia caminé
desorientado y cabizbajo.

Comentarios

  1. Esperar desespera, sobre todo si la espera ha sido infructuosa. Solo cabe una pregunta, ¿quién le ha dejao el corazón partio? ;)

    Muy buena, me gusta, aunque me suena la foto y no estoy segura de si la has publicado antes o es que has utilizado la misma foto para otra publicación...yo y mi memoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso quisiera yo saber...¿quién le dejao el corazón partío?
      Si la usé hace tiempo. En realidad este poema me surgió al ver una imagen similar(creo que fue en Google+) pero con una rosa, era un gif y llovía sobre el caballero, y de esa imagen nació este poema. Busqué la imagen, pero no he dado con ella para subirla, así que puse esta. Cuando la encuentre, si es que doy con ella la pondré.
      Dame una imagen y seguro le saco alguna historia XD

      Eliminar
  2. Amar sin ser amado, querer sin ser conrrespondido, esperar, esperar, esperar... A veces esperamos una sombra, una quimera, amamos una ilusión, una fantasía, un sueño... que se evapora nada más tocarlo.
    Precioso poema Isabel, una vez más te has superado. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marco, a veces nos empeñamos en lo imposible. El problema es que el corazón se empeña en contradecir a la razón en estos casos.
      El ser humano es así de complicado.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Me está mirando IX