Entradas

Mostrando entradas de marzo 10, 2013

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Imagen
NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

Peregrinaje en el tiempo

Imagen
El camino ha sido largo, desde que salieron de las tierras de Irlanda hace ya algunos meses, los cinco religiosos han sufrido toda clase de inclemencias. Ante sus ojos, majestuosa y enigmática, la ciudad de Roma. Es tarde y ya empieza a oscurecer, la luz del sol se vuelve tenue y algo macilenta como la de una vela que está a punto de consumirse, el frío atraviesa sin piedad los hábitos de los cinco religiosos que algo cansados del viaje comprueban con cierta satisfacción la consecución de su objetivo: por fin están en Roma para entrevistarse con el Papa.
 No han sido fáciles estos últimos años para Inocencio II, no lo han sido ciertamente para  hacer valer su autoridad, las luchas de poder de estos años frente a los partidarios de Anacleto II le han ido pasando factura, y aunque tras el fallecimiento de éste el cisma se había dado por zanjado, lo cierto es que aún quedan ciertas tiranteces que hay que solventar.    Ya instalados, tras un reconfortante baño, los religiosos proceden a dar…