Entradas

Mostrando entradas de diciembre 1, 2013

El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

El patio de luces

Imagen
Está lloviendo, la taza de café desprende sinuosas curvas de humo frente al cristal. Marcos enciende el ordenador e intenta concentrarse y escribir algo, pero apenas escribe unas líneas. Mira desde la ventana que da al patio de luces, su vecino de enfrente, Roberto, está pintando un bodegón. En el piso de arriba, Marta ensaya frente a su piano. Marcos apura su café disfrutando del concierto de piano, es tan relajante que cierra los ojos unos segundos. En el piso de al lado se enciende una luz, acaba de llegar la chica nueva. Marcos se queda fijo mirando la ventana, allí está ella... solo se ha cruzado dos veces con ella y ya no se la puede quitar de la cabeza...       María acaba de llegar hace una semana, apenas conoce a nadie en todo el edificio. Se fija que el chico del piso de al lado la está mirando. Ella le sonríe y le saluda. El parece corresponder tímidamente, después desaparece...Solo se ha cruzado con él en dos ocasiones, pero le pica la curiosidad, o quizás sea que en…