Entradas

Mostrando entradas de diciembre 29, 2013

Soñando mariposas

Imagen
Hace tiempo que rompí con la inspiración, discutimos  acaloradamente, dio un portazo y me abandonó. Cariacontecido y melancólico yo me sumí en un eterno letargo. Pero hoy algo sucedió, me quedé parado de repente extasiado mirando el amanecer teñido de colores ocres fantasía de una ciudad acariciada por el sol. De repente miles de mariposas revoloteaban a mi alrededor y jugueteando traviesas con sus alas me acariciaban el corazón.
Aspiré la brisa olor a azahar  y en el cielo surcando el horizonte en globo un  delfín y un elefante me saludaron los dos. Las nubes de algodón de azúcar bailaban alegres haciendo un corro alrededor del sol. 
Al despertarme de este hermoso sueño miré mi escritorio, en él dormían unos folios escritos en verso y un dibujo de un delfín y un elefante blanco en globo y miles de mariposas bailando a su alrededor.

Los del Río y la Macarena.

Imagen
Este dúo sevillano tiene una amplia trayectoria. Entre sus éxitos más sonados quizás yo destacaría aquella sevillana tan pegadiza que decía...ah sí, ya me acuerdo.. Sevilla tiene un color especial, y claro cómo no: la archiconocida Macarena. Esta canción tiene su historia, y cuando menos el estribillo se les ocurrió en su visita a Venezuela. Resulta que estaban en una fiesta privada que daba el empresario venezolano Gustavo Cisneros, y en esa fiesta una joven profesora de flamenco actuó en honor a los del Río. Pues bien, la chica parece ser que bailaba-supongo que seguirá bailando-fenomenalmente bien, tan bien que uno de los del Río, le dijo: dale a tu cuerpo alegría Magdalena....Lo que no entiendo, es porqué dijo Magdalena, cuando la bailaora en cuestión se llama Diana Patricia. Debe ser porque decir: dale a tu cuerpo alegría Diana Patricia, no queda rítmico o vete a saber. Lo de Macarena viene porque la hija de uno de los componentes del dúo se llama Esperanza Macarena y por eso ter…

El cuadro

A cuatro kilómetros se encuentra la gasolinera más próxima, lo justo para repostar. El cielo está enmarañado con nubes grises que parecen descolgar suaves hilos de algodón. Llueve y empieza a anochecer. Samuel está algo cansado, y decide parar un rato. Estira las piernas un poco y se fuma un cigarrillo. En el interior del coche, Germán echa un vistazo al GPS, que anda algo loco, no sabe que le pasa.<<¿Será cosa de la tormenta o está estropeado?>> piensa mientras manipula el GPS, intentando que funcione de nuevo.
  De vuelta al camino el coche se para justo al lado de un grupo de casas abandonadas. Samuel sale del coche y mira el motor.  -Debe ser cosa de la batería-comenta Samuel -Mira en esa casa hay luz, quizás puedan ayudarnos-comenta Germán. -Bueno, voy a ver si nos pueden echar una mano.
En el piso de arriba se ve luz, pero el aspecto de la casa es de abandono. La verja de entrada está oxidada y rota. Samuel la abre con algo de esfuerzo, al hacerlo se mancha las manos de ó…