El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

Dualidad

"Dualidad" óleo de Yhago Rodaz

Dualidad o certeza, 
como dos mitades 
opuestas;
unas veces alegría,
otras tristeza.

-¿De qué te ríes?
-de tu cobardía,
de tu miedo,
también de tu torpeza.

 A cada día que pasa,
a cada paso que das,
a cada palabra pronunciada,
más te alejas de tu certeza.

Un alma en dos mitades
dándose la espalda,
una unidad dividida
enfrentadas en dura batalla.

Una, su debilidad esconde
tras los muros de su alma;
la otra, la realidad le escupe
queriendo soltar amarras.

-¡Sal de tu agujero y da la cara!
La otra se enroca
en su marmórea torre,
del mundo aislada.

Cuanto más anhela,
más se aleja,
de una paz infinita;
de una unión perfecta.

Y quizás sea el destino
o tal vez una maldición,
 que estas dos mitades
vivan en eterna contradicción.



Comentarios

  1. Parece que lo has hecho a medida para mí, eso es lo que soy pura contradicción y sin poder evitarlo. Me gusta mucho. Sigo diciendo que se te da bien esto de acompasar palabras, yo sería incapaz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya somos dos XD...Yo también creía que sería incapaz, y ya me voy dejando llevar...Lo malo es que las mejores ideas me vienen justo cuando estoy ya que me duermo...tendré que hablar seriamente con mi cara opuesta y decirle que se inspire mientras desayuno o estoy haciendo otras cosas menos importantes, pero no a esas horas...

      Eliminar
  2. Los seres humanos, siempre con nuestro dimorfismo a cuestas. Parece que sea una característica intrínseca a nuestra esencia. Si hablo por mí, pues me pasa un poco como a tí, unas veces alegre, otras triste. Sin motivo aparente, solo porque sí. Porque soy contradictorio en lo profundo de mi ser. De cualquier manera mis dos mitades se complementan muy bien, aunque cuando les pregunto me respondan sí y no. Eso es que tienen espíritu crítico, o buscan la perfección, o a lo mejor es porque soy Géminis. Yo que sé.
    En fin, con tu poema has descrito primorosamente esa dualidad que algunos (¿o todos?) tenemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sí, que esencialmente, todos tenemos esa dualidad; aunque según dicen los géminis la tenéis más acusada aún.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Me está mirando IX

¡Me está mirando! (I)