Soñando mariposas

Imagen
Hace tiempo que rompí con la inspiración, discutimos  acaloradamente, dio un portazo y me abandonó. Cariacontecido y melancólico yo me sumí en un eterno letargo. Pero hoy algo sucedió, me quedé parado de repente extasiado mirando el amanecer teñido de colores ocres fantasía de una ciudad acariciada por el sol. De repente miles de mariposas revoloteaban a mi alrededor y jugueteando traviesas con sus alas me acariciaban el corazón.
Aspiré la brisa olor a azahar  y en el cielo surcando el horizonte en globo un  delfín y un elefante me saludaron los dos. Las nubes de algodón de azúcar bailaban alegres haciendo un corro alrededor del sol. 
Al despertarme de este hermoso sueño miré mi escritorio, en él dormían unos folios escritos en verso y un dibujo de un delfín y un elefante blanco en globo y miles de mariposas bailando a su alrededor.

La noria de la vida

En la noria
del efímero infinito,
giran a su suerte
vidas y destinos.
Y va girando la noria
en el divagar
de la historia;
unas veces con pena,
otras con gloria.
Gira, y gira
en el universo
de la templanza,
donde duermen 
los sueños y la esperanza.
Imprevisible el futuro,
avanza paso a paso
en la incertidumbre
de un camino seguro.
Los engranajes chirrían
con la tozudez de los años,
aminorando el paso,
convirtiéndonos en ermitaños.
Y llega el postrero día
en que la rueda se para,
y el latir de los tiempos
otorga paz a las almas.

Comentarios

  1. Ya entiendo porqué me va como me va, claro con el vértigo que tengo, como quiero que me vaya. ¿No podría ser una rueda de caballitos? La horizontalidad me va mucho mejor que la verticalidad. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo vértigo, y más con las alturas, así que me apunto a la rueda de caballitos..pero que vaya despacio que me mareo XD

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

¡Me está mirando! (II)

¡Me está mirando! (I)