Las sibilas

Imagen
¿QUIENES FUERON LAS SIBILAS?


Las sibilas fueron mujeres que según la mitología griega, y también la romana tenían poderes proféticos inspirados por el dios Apolo.
   Se dice que vivían en grutas o cerca de las corrientes de agua, y que formulaban sus profecías en estado de trance. Por lo general, lo hacían en hexámetros griegos que se transmitían por escrito.


¿Cuantas sibilas se conocen?


   Los primeros escritores griegos solo mencionan a una sibila, probablemente la eritrea Heterófila a la que se le atribuye la predicción de la guerra de Troya. Más adelante, el número de sibilas aumentó hasta diez
Sibila de SamosSibila HeterófilaSibila de CumasSibila  libiaSibila tiburtinaSibila délficaSibila cimeriaSibila frigiaSibila babilónica o persaSibila de Helesponto¿Cuál es la sibila más importante?



    La más importante de todas en la mitología romana era la  sibila de Cumas, conocida también como Deifoba. Esta sibila fue citada por primera vez en el tratado "De mirabilibus auscultationibu…

Si tuvierais la ocasión de comprar lo que más deseáis, ¿qué compraríais?

  Los primeros rayos de sol entraron por la ventana, la luz hizo que se despertase. Apenas había podido dormir esa noche, aquella pesadilla aún le daba vueltas en la cabeza. Al asomarse vio algo a lo lejos que brillaba, no podía distinguir de qué se trataba.  De repente, lo vio moverse y emprender el vuelo y con sus alas negras se posó en la ventana frente a ella. Era un cuervo, un cuervo de gran envergadura que portaba un colgante de plata en el pico. El corazón de rubí resplandecía ante ella. Era el corazón que ella le había regalado un mes antes de que partiera hacia la batalla. El cuervo se adelantó y depositó el colgante frente a ella, como queriéndole decir algo. Al verlo de cerca, tuvo un mal presentimiento. Un recuerdo vino a su mente, la noche antes de su partida ella le hizo una pregunta.
-Si tuvierais la ocasión de comprar aquello que más deseaseis, ¿qué compraríais?
El la miró fijamente a los ojos y sin pestañear un segundo respondió.
-Tiempo.
-¿Tiempo?-preguntó ella sorprendida ante la respuesta.
-Si, tiempo para soñar, para reír, para ver un futuro juntos.... tiempo para amaros. 
Ella no supo que decir, solo le pidió que le prometiese que volvería pronto.
 Tomó el colgante en sus manos y se lo acercó al pecho, y recordando aquellas palabras sus ojos se inundaron de lágrimas. Y susurraba repetida e inconscientemente...tiempo. Al alzar la vista vio como una luz le cegaba y el cuervo desaparecía. Pero algo llamó de pronto su atención, el cuervo se había posado sobre el reloj solar del jardín, luego alzó el vuelo y desapareció ante sus ojos. Bajó al jardín y leyó la inscripción de la piedra "tempus fugit", sin saber por qué depositó el corazón sobre la misma, abatida por el dolor, lloró  amarga y desconsoladamente.

Comentarios

  1. ¿El tiempo vuela? Claro que vuela, y nos deja sin aliento y apenas nos damos cuenta de su paso porque no tenemos tiempo de pensar en el tiempo. El tiempo y su transcurrir, monótono y despiadado nos lleva lenta e inexorablemente hacia el final de nuestro tiempo cuando ese tiempo nos es arrebatado por la parca y su guadaña.
    Perdona Isabel por el comentario un tanto negativo pero es que estoy un poco melancólico. Días mustios que tiene uno de vez en cuando. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia tiene también ese punto melancólico, de como se nos escapa el tiempo así sin que nos demos cuenta. Y muchas veces lo perdemos en dar importancia a todo aquello que no la tiene, y claro luego no hay marcha atrás...esa es un poco la esencia de esta historia.

      Eliminar
  2. Muy triste la historia, pero a la vez muy bonita. El tiempo vuela ante nosotros igual que el cuervo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces demasiado deprisa....debería tomarse un descanso e ir un poco más lento.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Me está mirando IX

¡Me está mirando! (I)