Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Imagen
NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

La verdad

Hay días,
que la verdad
se esconde juguetona
en el rumor del viento.
Otras, se escurre
entre los dedos
como granos de arena
en el devenir del tiempo.
Pero ella, sincera
navega ante nuestros ojos;
que ciegos la ignoran
en pos de sus antojos.


Comentarios

  1. Una verdad como un templo aunque, como dijera el novelista ruso Maksim Gorki: "Se puede engañar a todo el mundo, ¡pero no a la verdad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, porque la va verdad está ahí, simple y sencilla, desprovista de artificios. Por eso quizás es más difícil de creer.

      Eliminar
  2. La verdad es a veces un poco díscola y se empeña en jugar con nosotros al despiste. La mentira siempre es mucho más complaciente y le gusta regalarnos el oído.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He ahí el problema, que la mentira se la adorna de tal manera que nos seduce y claro terminamos creyéndola. La mentira no necesita adornos es tal cual...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Me está mirando IX

¡Me está mirando! (II)