El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

La verdad

Hay días,
que la verdad
se esconde juguetona
en el rumor del viento.
Otras, se escurre
entre los dedos
como granos de arena
en el devenir del tiempo.
Pero ella, sincera
navega ante nuestros ojos;
que ciegos la ignoran
en pos de sus antojos.


Comentarios

  1. Una verdad como un templo aunque, como dijera el novelista ruso Maksim Gorki: "Se puede engañar a todo el mundo, ¡pero no a la verdad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, porque la va verdad está ahí, simple y sencilla, desprovista de artificios. Por eso quizás es más difícil de creer.

      Eliminar
  2. La verdad es a veces un poco díscola y se empeña en jugar con nosotros al despiste. La mentira siempre es mucho más complaciente y le gusta regalarnos el oído.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He ahí el problema, que la mentira se la adorna de tal manera que nos seduce y claro terminamos creyéndola. La mentira no necesita adornos es tal cual...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Me está mirando IX

¡Me está mirando! (I)