¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

Persiguiendo instantes





Quise tocar el cielo
con mis manos,
y cuando apenas lo rozaba
caí de bruces en la realidad.
Quise atrapar la felicidad,
pero la muy testaruda
se marchó
dando un portazo.
Quise volar alto
emulando a las aves,
pero mis alas
se dieron contra el frío asfalto.
Quise ser normal,
pero era tan aburrido
que giré y di media vuelta
y me instalé en mi locura habitual.
Quise hacer tantas cosas
que de perseguirlas
con tanto afán,
me evadí de mi realidad.
Y aquí sigo yo
persiguiendo instantes de cordura,
a veces levantando el vuelo,
otras nadando en el mar de la tranquilidad.





Comentarios

  1. Bendita y maravillosa locura que viene a rescatarnos de la encorsetada normalidad. :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Mi guerrera valiente