El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

Día de la madre



Comentarios

  1. Respuestas
    1. Mucha gracias!! La verdad es que la hecho mucho de menos todos los días..

      Eliminar
  2. Yo creo que una madre no muere mientras quedemos los hijos que somos sus obras. En cierto modo siguen viviendo en nosotros cada vez que hacemos algo de lo que nos han enseñado. Muy bonitas palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo...ellas siempre estarán de una manera u otra con nosotros..

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Me está mirando IX

¡Me está mirando! (I)