El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

Sociedad hipócrita

Sociedad hipócrita,
de encorsetada apariencia 
en baile de máscaras 
danza al son que le toca.
Y tras la máscara
un deseo reprimido,
intolerancia oxidada 
y envidia loca.

Comentarios

  1. Una de las terribles manifestaciones de la personalidad es la hipocresía. Odio la hipocresía y a los hipócritas. "A Dios rogando y con el mazo dando" y "Haz lo que yo te diga, pero no hagas lo que yo hago". Odiosa característica de la psique humana que, como ya he dicho, odio profundamente. En una ocasión escribí una entrada en mi blog titulada precisamente "Hipocresía" y que refleja fielmente lo que pienso de esta nauseabunda particularidad de algunas personas, creo que demasiadas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa lo mismo, pero por desgracia es lo que más abunda. Me he encontrado muchas personas que me decían "yooo, jamás haría tal cosa" cuando yo ya sabía de antemano que era mentira por mucho que me lo jurase y cosas por el estilo. A ver si tengo tiempo y, más tarde, me pasaré por tu blog para leer tu entrada. Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Me está mirando IX

¡Me está mirando! (I)