Soñando mariposas

Imagen
Hace tiempo que rompí con la inspiración, discutimos  acaloradamente, dio un portazo y me abandonó. Cariacontecido y melancólico yo me sumí en un eterno letargo. Pero hoy algo sucedió, me quedé parado de repente extasiado mirando el amanecer teñido de colores ocres fantasía de una ciudad acariciada por el sol. De repente miles de mariposas revoloteaban a mi alrededor y jugueteando traviesas con sus alas me acariciaban el corazón.
Aspiré la brisa olor a azahar  y en el cielo surcando el horizonte en globo un  delfín y un elefante me saludaron los dos. Las nubes de algodón de azúcar bailaban alegres haciendo un corro alrededor del sol. 
Al despertarme de este hermoso sueño miré mi escritorio, en él dormían unos folios escritos en verso y un dibujo de un delfín y un elefante blanco en globo y miles de mariposas bailando a su alrededor.

Vientos de guerra

Ríos de rencor
recorren el valle,
encendiendo la furia
de la fiera dormida.
Como la pólvora,
la ira se expande
desgarrando a jirones
la cordura en los hombres.
Y estallan palabras
como sables hirientes,
emponzoñando voluntades;
envenenado mentes.
Llegan nubes de odio
y vientos de guerra
asolando los campos
y sembrándolos de ira.
La ciudad desprovista de alma
se viste de negro,
el miedo se instala en las casas,
las escuelas se quedan vacías.
Y al compás del fuego
bailan los hijos de la ira,
con la ciudad agonizando
y la muerte en la esquina.

Comentarios

  1. Pienso que la guerra es el fracaso de la razón y el triunfo de la intolerancia. Ojalá no tengamos nunca que vivir una guerra como ya lo hicieron nuestros padres, al menos los mío sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo. Esperemos que no tengamos que vivir ninguna guerra, aunque no sé yo parece que el mundo está últimamente demasiado revuelto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

¡Me está mirando! (I)

¡Me está mirando! (II)