El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

Fragilidad

Mariposa de alas frágiles y nacaradas sobre una planta

Esculpidos a golpes de sentimientos
y entramados de fragilidad,
como alas de mariposa
de seda y terciopelo,
y una pincelada de debilidad.

De corazón frágil

aleteando en tus manos,
dibujando arcoíris al viento,
ocultando una leve debilidad.

A ras de piel

un leve escalofrío;
son latidos desbocados
que llegaron furtivos.

Pero cuando la lluvia
arrecia en el alma,
la ilusión se quiebra
deshaciendo a pedazos
nuestras frágiles alas.

Y así, con una aparente fortaleza,

y negada fragilidad,
vamos batiendo nuestras alas
buscando la ansiada felicidad.

Comentarios

  1. Estamos influenciados por tantos agentes externos que gobiernan nuestra propia voluntad y que influyen de manera a veces tan dramática en nuestra propia vida, que en cualquier momento nos pueden cambiar la existencia por una decisión caprichosa del destino. Entonces es cuando se manifiesta en toda su crudeza nuestra intrínseca fragilidad, fragilidad enmascarada de aparente fortaleza como bien apuntas en tu poema. Es esa fragilidad la que nos impide alcanzar lo que tanto anhelamos y buscamos pero que casi nunca hallamos: “La Felicidad”. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo...Esa fragilidad es la mayor de las veces una rémora para alcanzar la ansiada felicidad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Me está mirando IX

¡Me está mirando! (I)