¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

Fragilidad

Mariposa de alas frágiles y nacaradas sobre una planta

Esculpidos a golpes de sentimientos
y entramados de fragilidad,
como alas de mariposa
de seda y terciopelo,
y una pincelada de debilidad.

De corazón frágil

aleteando en tus manos,
dibujando arcoíris al viento,
ocultando una leve debilidad.

A ras de piel

un leve escalofrío;
son latidos desbocados
que llegaron furtivos.

Pero cuando la lluvia
arrecia en el alma,
la ilusión se quiebra
deshaciendo a pedazos
nuestras frágiles alas.

Y así, con una aparente fortaleza,

y negada fragilidad,
vamos batiendo nuestras alas
buscando la ansiada felicidad.

Comentarios

  1. Estamos influenciados por tantos agentes externos que gobiernan nuestra propia voluntad y que influyen de manera a veces tan dramática en nuestra propia vida, que en cualquier momento nos pueden cambiar la existencia por una decisión caprichosa del destino. Entonces es cuando se manifiesta en toda su crudeza nuestra intrínseca fragilidad, fragilidad enmascarada de aparente fortaleza como bien apuntas en tu poema. Es esa fragilidad la que nos impide alcanzar lo que tanto anhelamos y buscamos pero que casi nunca hallamos: “La Felicidad”. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo...Esa fragilidad es la mayor de las veces una rémora para alcanzar la ansiada felicidad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Me está mirando IX