Soñando mariposas

Imagen
Hace tiempo que rompí con la inspiración, discutimos  acaloradamente, dio un portazo y me abandonó. Cariacontecido y melancólico yo me sumí en un eterno letargo. Pero hoy algo sucedió, me quedé parado de repente extasiado mirando el amanecer teñido de colores ocres fantasía de una ciudad acariciada por el sol. De repente miles de mariposas revoloteaban a mi alrededor y jugueteando traviesas con sus alas me acariciaban el corazón.
Aspiré la brisa olor a azahar  y en el cielo surcando el horizonte en globo un  delfín y un elefante me saludaron los dos. Las nubes de algodón de azúcar bailaban alegres haciendo un corro alrededor del sol. 
Al despertarme de este hermoso sueño miré mi escritorio, en él dormían unos folios escritos en verso y un dibujo de un delfín y un elefante blanco en globo y miles de mariposas bailando a su alrededor.

Fragilidad

Mariposa de alas frágiles y nacaradas sobre una planta

Esculpidos a golpes de sentimientos
y entramados de fragilidad,
como alas de mariposa
de seda y terciopelo,
y una pincelada de debilidad.

De corazón frágil

aleteando en tus manos,
dibujando arcoíris al viento,
ocultando una leve debilidad.

A ras de piel

un leve escalofrío;
son latidos desbocados
que llegaron furtivos.

Pero cuando la lluvia
arrecia en el alma,
la ilusión se quiebra
deshaciendo a pedazos
nuestras frágiles alas.

Y así, con una aparente fortaleza,

y negada fragilidad,
vamos batiendo nuestras alas
buscando la ansiada felicidad.

Comentarios

  1. Estamos influenciados por tantos agentes externos que gobiernan nuestra propia voluntad y que influyen de manera a veces tan dramática en nuestra propia vida, que en cualquier momento nos pueden cambiar la existencia por una decisión caprichosa del destino. Entonces es cuando se manifiesta en toda su crudeza nuestra intrínseca fragilidad, fragilidad enmascarada de aparente fortaleza como bien apuntas en tu poema. Es esa fragilidad la que nos impide alcanzar lo que tanto anhelamos y buscamos pero que casi nunca hallamos: “La Felicidad”. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo...Esa fragilidad es la mayor de las veces una rémora para alcanzar la ansiada felicidad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

¡Me está mirando! (I)

¡Me está mirando! (II)