Soñando mariposas

Imagen
Hace tiempo que rompí con la inspiración, discutimos  acaloradamente, dio un portazo y me abandonó. Cariacontecido y melancólico yo me sumí en un eterno letargo. Pero hoy algo sucedió, me quedé parado de repente extasiado mirando el amanecer teñido de colores ocres fantasía de una ciudad acariciada por el sol. De repente miles de mariposas revoloteaban a mi alrededor y jugueteando traviesas con sus alas me acariciaban el corazón.
Aspiré la brisa olor a azahar  y en el cielo surcando el horizonte en globo un  delfín y un elefante me saludaron los dos. Las nubes de algodón de azúcar bailaban alegres haciendo un corro alrededor del sol. 
Al despertarme de este hermoso sueño miré mi escritorio, en él dormían unos folios escritos en verso y un dibujo de un delfín y un elefante blanco en globo y miles de mariposas bailando a su alrededor.

Obsesión II

 Aparece María de la Riva con un elegante vestido negro de pronunciado escote y con la espalda al aire, obra  de un prestigioso diseñador de moda. Se acerca al photocall ante la mirada de un entregado público que se congrega alrededor. Los fotógrafos descargan sus flashes sin compasión. No paran de llamarla...<<¡María aquí!>>. Ella complaciente, posa mostrando su mejor sonrisa. Aun así, siente un cierto escalofrío. Algo la inquieta, es como si alguien la vigilase. No es la típica sensación de ser observada por los miles de fans que siempre la acompañan a estos eventos, es otra sensación muy distinta. A continuación, sus compañeros de reparto se unen a ella. El estar arropada por sus compañeros se tranquiliza un poco.
  En el pase de la película todo transcurre con aparente normalidad. El público está entusiasmado con la película y al finalizar se produce una ovación unánime. Ha sido todo un éxito. Judith le pide a José que vaya a por el ramo de flores, mientras tanto Javier y ella intentarán entretener a María de la Riva.
   Al acercarse José con aquel imponente ramo de rosas rojas,  dos policías de paisano se acercan y sin ningún miramiento le reducen dejándolo inmóvil en el suelo. José que no entiende nada yace desorientado en el suelo gritando.
-¡No he hecho nada malo!-protesta inútilmente. 
 El pánico de apodera de la sala y todos corren hacia la salida; María, sumida en un estado de pánico corre sin saber ni a dónde ni por qué, Judith la coge de la mano y la lleva a la salida más cercana. Cuando ya están en el exterior se encuentran con un extraño personaje que les apunta con una pistola invitándolas a subir a un coche. Las dos jóvenes obedecen sin rechistar.
Mientras José está siendo interrogado en las dependencias policiales, los noticiarios anuncian la extraña desaparición de la famosísima actriz María de la Riva y de una joven a manos de un secuestrador.

CONTINUARÁ.
..
   

Comentarios

  1. ¡No te digo! ¡Vas con toda la ilusión del mundo, con un ramo de flores preciosas para regalar a tu diva y te acojonan dos policías sin ningún tipo de miramiento! Pobre José, seguro que se lo hizo en los pantalones. Aunque bueno, esto es secundario, a saber lo que les pase a la joven actriz y a su rescatodora. No te demores Isabel que estoy en ascuas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No voy a adelantar mucho, pero a José se le van a complicar un poco las cosas....Pronto habrá nueva entrega..

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

¡Me está mirando! (II)

¡Me está mirando! (I)