¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

Obsesión V

  La noche cae sobre la ciudad, el agente García coge su abrigo y sube las escaleras del edificio en el que vive José. En la puerta le esperan otros dos agentes para proceder al registro del apartamento. Al entrar se encuentran con Luna, la gata siamesa de José que los recibe de buen grado.Está algo hambrienta. El agente la coge y la lleva en brazos buscando la cocina para darle algo que comer.Mientras da de comer a Luna observa detenidamente la cocina, pero allí no hay nada fuera de lo normal Entran hasta el salón, pero no hay nada que arroje una pista sobre el sospechoso. Luego acceden a la habitación de José, dónde algo llama la atención del agente García entre el mar de pósters de María de la Riva. Es una fotografía de un grupo de amigos en la que hay un viejo conocido de la policía, Alberto "el perlas", un experto en robo de joyerías y vehículos de alta gama. Arranca la fotografía y la guarda. 

   Al llegar a Comisaría, el agente García informa a su superior de todo lo acontecido durante el registro.

-Esto se pone sumamente interesante-comenta el Comisario- si tenemos aquí a nuestro amigo Alberto Sánchez "el perlas".
-No sé si tendrá algo que ver, pero es bastante llamativo la amistad con este tipo.
-Tendremos que averiguarlo.
-Ahora lo que no entiendo es cuál es el sentido de esas cartas y su conexión con este secuestro-reflexiona el agente García.
-Quizás debamos hacer unas cuantas preguntas a nuestro amigo José-reflexiona el Comisario.
-Está claro que el secuestro ha sido perpetrado por un grupo organizado y no por un fan obsesionado con la actriz-afirma el agente García.
-¿Y si hubieran utilizado el móvil de las cartas para poner el foco de atención en otra persona y así facilitar el secuestro?-sugiere el Comisario.
-Por cierto Comisario, ¿han llegado los resultados del perito sobre la autoría de las cartas?
-Sí, el perito considera que solo dos cartas, las dos sin relevancia para el caso, son atribuibles a nuestro sospechoso y las otras serían obra de otra persona.
-Otra persona que intenta imitar la letra de nuestro principal detenido-apunta el agente.
-Se a dónde quiere llegar.
-Si, que José solo es una maniobra de distracción y que los cerebros de la jugada están riéndose, de momento de nosotros.
-Comisario, es hora de hablar con José.

 Traen a José ante el Comisario. Está visiblemente abatido y desolado.

-Siéntese José-le ordena el comisario con mucho tacto.
-Verá le hemos mandado llamar para aclarar un asunto.
-Ustedes dirán.
El agente García coge la fotografía que tiene en su carpetilla y se la muestra.
-¿Conoce usted a este sujeto?-le dice el agente señalando a Alberto "el perlas"?
-Sí, lo he visto en algunas ocasiones.-admite José-Alberto es el novio de mi vecina Judith.
-Curiosa coincidencia-masculla el Comisario.
-¿Por qué?-pregunta extrañado José que no sabe nada del secuestro Judith.
-Verá, resulta que la joven que han secuestrado junto a María de la Riva es su amiga Judith.-le informa el Comisario-Lo cual me lleva a pensar que quizás su amiga realmente no haya sido secuestrada, sino que es parte de este secuestro. 
-No entiendo-responde José algo contrariado-Judith nunca haría una cosa así.
-Ay amigo, veo que usted es un alma inocente que vive en su propio mundo-le responde el Comisario.
-Insinúa usted que me la han jugado ella y su novio-responde molesto.
-No sabría decirle.
-¿Y para qué iban a querer ellos secuestrar a María de la Riva?
-Eso es algo que tendremos que averiguar.
-Por cierto, este de aquí es su amigo Javier¿verdad?
-Sí es Javier, el es primo de Alberto
-Vaya, esto se pone cada vez más interesante.
-El más alto es Julio, un amigo de Judith. Actualmente trabaja en el cine "Candilejas", suele estar en la taquilla y a veces de acomodador.
-Esto parece que cada vez cobra más sentido.

Tras el interrogatorio el Comisario decide dejar libre a José, no sin antes ordenar que le vigilen las veinticuatro horas del día. Después pone patas arriba toda la Comisaría para dar con el paradero de Julio y de Javier.

Continuará...


Comentarios

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Mi guerrera valiente