Entradas

Mostrando entradas de marzo 16, 2014

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Imagen
NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

Si tuvierais la ocasión de comprar lo que más deseáis, ¿qué compraríais?

Imagen
Los primeros rayos de sol entraron por la ventana, la luz hizo que se despertase. Apenas había podido dormir esa noche, aquella pesadilla aún le daba vueltas en la cabeza. Al asomarse vio algo a lo lejos que brillaba, no podía distinguir de qué se trataba.  De repente, lo vio moverse y emprender el vuelo y con sus alas negras se posó en la ventana frente a ella. Era un cuervo, un cuervo de gran envergadura que portaba un colgante de plata en el pico. El corazón de rubí resplandecía ante ella. Era el corazón que ella le había regalado un mes antes de que partiera hacia la batalla. El cuervo se adelantó y depositó el colgante frente a ella, como queriéndole decir algo. Al verlo de cerca, tuvo un mal presentimiento. Un recuerdo vino a su mente, la noche antes de su partida ella le hizo una pregunta. -Si tuvierais la ocasión de comprar aquello que más deseaseis, ¿qué compraríais? El la miró fijamente a los ojos y sin pestañear un segundo respondió. -Tiempo. -¿Tiempo?-preguntó ella sorprendi…

La noria de la vida

En la noria
del efímero infinito,
giran a su suerte
vidas y destinos.
Y va girando la noria
en el divagar
de la historia;
unas veces con pena,
otras con gloria.
Gira, y gira
en el universo
de la templanza,
donde duermen 
los sueños y la esperanza.
Imprevisible el futuro,
avanza paso a paso
en la incertidumbre
de un camino seguro.
Los engranajes chirrían
con la tozudez de los años,
aminorando el paso,
convirtiéndonos en ermitaños.
Y llega el postrero día
en que la rueda se para,
y el latir de los tiempos
otorga paz a las almas.