Entradas

Mostrando entradas de marzo 16, 2014

Soñando mariposas

Imagen
Hace tiempo que rompí con la inspiración, discutimos  acaloradamente, dio un portazo y me abandonó. Cariacontecido y melancólico yo me sumí en un eterno letargo. Pero hoy algo sucedió, me quedé parado de repente extasiado mirando el amanecer teñido de colores ocres fantasía de una ciudad acariciada por el sol. De repente miles de mariposas revoloteaban a mi alrededor y jugueteando traviesas con sus alas me acariciaban el corazón.
Aspiré la brisa olor a azahar  y en el cielo surcando el horizonte en globo un  delfín y un elefante me saludaron los dos. Las nubes de algodón de azúcar bailaban alegres haciendo un corro alrededor del sol. 
Al despertarme de este hermoso sueño miré mi escritorio, en él dormían unos folios escritos en verso y un dibujo de un delfín y un elefante blanco en globo y miles de mariposas bailando a su alrededor.

Si tuvierais la ocasión de comprar lo que más deseáis, ¿qué compraríais?

Imagen
Los primeros rayos de sol entraron por la ventana, la luz hizo que se despertase. Apenas había podido dormir esa noche, aquella pesadilla aún le daba vueltas en la cabeza. Al asomarse vio algo a lo lejos que brillaba, no podía distinguir de qué se trataba.  De repente, lo vio moverse y emprender el vuelo y con sus alas negras se posó en la ventana frente a ella. Era un cuervo, un cuervo de gran envergadura que portaba un colgante de plata en el pico. El corazón de rubí resplandecía ante ella. Era el corazón que ella le había regalado un mes antes de que partiera hacia la batalla. El cuervo se adelantó y depositó el colgante frente a ella, como queriéndole decir algo. Al verlo de cerca, tuvo un mal presentimiento. Un recuerdo vino a su mente, la noche antes de su partida ella le hizo una pregunta. -Si tuvierais la ocasión de comprar aquello que más deseaseis, ¿qué compraríais? El la miró fijamente a los ojos y sin pestañear un segundo respondió. -Tiempo. -¿Tiempo?-preguntó ella sorprendi…

La noria de la vida

En la noria
del efímero infinito,
giran a su suerte
vidas y destinos.
Y va girando la noria
en el divagar
de la historia;
unas veces con pena,
otras con gloria.
Gira, y gira
en el universo
de la templanza,
donde duermen 
los sueños y la esperanza.
Imprevisible el futuro,
avanza paso a paso
en la incertidumbre
de un camino seguro.
Los engranajes chirrían
con la tozudez de los años,
aminorando el paso,
convirtiéndonos en ermitaños.
Y llega el postrero día
en que la rueda se para,
y el latir de los tiempos
otorga paz a las almas.