Entradas

Mostrando entradas de julio 27, 2014

¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

She

The party begins in a hour.
She opens the windows,
she lives in my house,
is thirty-three.
She talks too much.
John leaves the letter at my house,
he tells her that he loves her.
He reserves a table.
Toonight she feels differents,
and she tells me everything.
She serves me the food and coffee,
but i hate coffee.
She leaves in the morning,
the train leaves at nine.


Traducción
La fiesta empieza en una hora. 
Ella abre las ventanas, 
ella vive en mi casa, 
ella tiene treinta y tres años. 
Ella habla demasiado. 
John deja una carta en mi casa, 
él dice que la ama. 
Él reserva una mesa. 
Esta noche ella se siente diferente, 
y ella me lo cuenta todo. 
Ella me sirve la comida y el café, 
pero no me gusta el café. 
Ella se va en la mañana, 
el tren sale a las nueve.

Obsesión III

María de la Riva y su desconocida acompañante entran en el interior de un coche oscuro con las lunas tintadas. En el interior hay un segundo individuo con unas gafas oscuras al volante. El secuestrador que les apuntaba hace unos segundos, entra con ellas. Les sigue apuntando y les amenaza para que permanezcan calladas.   José permanece incomunicado en uno de los calabozos de la policía a la espera de ser interrogado. Mientras tanto, Javier denuncia en comisaría la desaparición de su amiga Judith. Parece alterado y no sabe por dónde empezar. El oficial de policía que le atiende intenta que se tranquilice y le cuente paso por paso todo lo ocurrido. Un joven agente que atiende al oficial parece sospechar de Javier. -¿Cuál es su relación con el detenido?-interrumpe el agente más joven. -Eramos amigos desde hace poco tiempo.-Hace una pausa mientras toma un poco de agua que acaban de traerle, luego respira profundamente y prosigue.-En realidad, nos presentó Judith, saben. Ella es vecina de Jos…