Entradas

Mostrando entradas de agosto 10, 2014

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Imagen
NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

Obsesión V

La noche cae sobre la ciudad, el agente García coge su abrigo y sube las escaleras del edificio en el que vive José. En la puerta le esperan otros dos agentes para proceder al registro del apartamento. Al entrar se encuentran con Luna, la gata siamesa de José que los recibe de buen grado.Está algo hambrienta. El agente la coge y la lleva en brazos buscando la cocina para darle algo que comer.Mientras da de comer a Luna observa detenidamente la cocina, pero allí no hay nada fuera de lo normal Entran hasta el salón, pero no hay nada que arroje una pista sobre el sospechoso. Luego acceden a la habitación de José, dónde algo llama la atención del agente García entre el mar de pósters de María de la Riva. Es una fotografía de un grupo de amigos en la que hay un viejo conocido de la policía, Alberto "el perlas", un experto en robo de joyerías y vehículos de alta gama. Arranca la fotografía y la guarda. 
   Al llegar a Comisaría, el agente García informa a su superior de todo lo a…

Obsesión IV

En una habitación gris y sin ventanas se encuentran Judith y María de la Riva. La iluminación es escasa, y el centro de la habitación la preside una destartalada mesa de madera y dos sillas. En un rincón hay dos viejas literas, al otro extremo un biombo de color negro oculta un pequeño lavabo y un pie de ducha. Las dos examinan minuciosamente la habitación y luego se miran la una a la otra fijamente, al principio no dicen nada. Pasado unos segundos María rompe su silencio... -No entiendo esta situación-comenta María con cierta desesperación. -¿Qué diablos está pasando?-pregunta enfadada Judith. -Eso mismo me pregunto yo-le responde María.-Ignoro qué mente enferma ha tramado toda esta farsa y mucho menos qué es lo que busca. Al instante, alguien abre la puerta de la habitación. Un encapuchado señala a Judith y le ordena que le siga. Al dirigirse hacia la puerta Judith mira hacia atrás, a María, con cara de miedo. El encapuchado la coge del brazo y la obliga a salir. Judith le propina una f…