Entradas

Mostrando entradas de agosto 10, 2014

Soñando mariposas

Imagen
Hace tiempo que rompí con la inspiración, discutimos  acaloradamente, dio un portazo y me abandonó. Cariacontecido y melancólico yo me sumí en un eterno letargo. Pero hoy algo sucedió, me quedé parado de repente extasiado mirando el amanecer teñido de colores ocres fantasía de una ciudad acariciada por el sol. De repente miles de mariposas revoloteaban a mi alrededor y jugueteando traviesas con sus alas me acariciaban el corazón.
Aspiré la brisa olor a azahar  y en el cielo surcando el horizonte en globo un  delfín y un elefante me saludaron los dos. Las nubes de algodón de azúcar bailaban alegres haciendo un corro alrededor del sol. 
Al despertarme de este hermoso sueño miré mi escritorio, en él dormían unos folios escritos en verso y un dibujo de un delfín y un elefante blanco en globo y miles de mariposas bailando a su alrededor.

Obsesión V

La noche cae sobre la ciudad, el agente García coge su abrigo y sube las escaleras del edificio en el que vive José. En la puerta le esperan otros dos agentes para proceder al registro del apartamento. Al entrar se encuentran con Luna, la gata siamesa de José que los recibe de buen grado.Está algo hambrienta. El agente la coge y la lleva en brazos buscando la cocina para darle algo que comer.Mientras da de comer a Luna observa detenidamente la cocina, pero allí no hay nada fuera de lo normal Entran hasta el salón, pero no hay nada que arroje una pista sobre el sospechoso. Luego acceden a la habitación de José, dónde algo llama la atención del agente García entre el mar de pósters de María de la Riva. Es una fotografía de un grupo de amigos en la que hay un viejo conocido de la policía, Alberto "el perlas", un experto en robo de joyerías y vehículos de alta gama. Arranca la fotografía y la guarda. 
   Al llegar a Comisaría, el agente García informa a su superior de todo lo a…

Obsesión IV

En una habitación gris y sin ventanas se encuentran Judith y María de la Riva. La iluminación es escasa, y el centro de la habitación la preside una destartalada mesa de madera y dos sillas. En un rincón hay dos viejas literas, al otro extremo un biombo de color negro oculta un pequeño lavabo y un pie de ducha. Las dos examinan minuciosamente la habitación y luego se miran la una a la otra fijamente, al principio no dicen nada. Pasado unos segundos María rompe su silencio... -No entiendo esta situación-comenta María con cierta desesperación. -¿Qué diablos está pasando?-pregunta enfadada Judith. -Eso mismo me pregunto yo-le responde María.-Ignoro qué mente enferma ha tramado toda esta farsa y mucho menos qué es lo que busca. Al instante, alguien abre la puerta de la habitación. Un encapuchado señala a Judith y le ordena que le siga. Al dirigirse hacia la puerta Judith mira hacia atrás, a María, con cara de miedo. El encapuchado la coge del brazo y la obliga a salir. Judith le propina una f…