Entradas

Mostrando entradas de agosto 31, 2014

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Imagen
NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

Obsesión VIII

Javier recibe el encargo de recoger la furgoneta blanca del garaje de la casa de Julio y llevarla al punto indicado. Todo está preparado para el siguiente paso.     En la comisaría reciben la carta de los secuestradores y la carta manuscrita por María de la Riva. Allí se encuentran sus padres preocupados por la suerte que pueda correr su hija.      José decide coger la copia de llaves que tiene del apartamento de Judith. Tiene curiosidad por saber qué es lo que podría interesar a Javier. Entra al piso, no ve nada raro...salvo una revista de viajes a las islas Fiyi. Al principio no le da importancia hasta que hace memoria de algo que se le escapó a Javier...<<Pronto tendremos dinero y podremos hacer lo que se nos antoje, tú tu viaje-refiriéndose a Judith- y yo comprarme un buen deportivo>>. 
   Siempre pensó que aquel comentario era una más de sus fantasías, pero al ver la revista y el número de teléfono de la agencia las cosas le empezaron a cuadrar. En ese momento José no…