Entradas

Mostrando entradas de septiembre 7, 2014

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Imagen
NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

Obsesión X. Final

Julio y Alberto suben con el equipo de trabajo. Se cruzan con algunos vecinos del edificio, que hartos de las continuas reformas en los pisos, les exigen que eviten estropear los ascensores con los escombros.   Entran en el apartamento de María, siguen por el pasillo hasta la habitación del fondo. Abren el vestidor y comienzan a sacar la ropa y todos los zapatos. Cuando ya no les queda nada en su interior, empiezan a hacer un agujero en la pared. Por las escaleras suben cuatro agentes de policía. Algunos vecinos se sorprenden.   Llegan hasta el apartamento, y con una llave maestra abren la puerta. Julio y Alberto están tan enfrascados en recuperar las joyas que no oyen la entrada de los agentes. Cuando quieren darse cuenta los policías están allí apuntándoles con sus armas.    Javier está apunto de apretar el gatillo, pero la puerta se mueve y en un acto reflejo dispara hacia la puerta. Un policía joven e inexperto yace herido en el suelo. María aprovecha ese momento y le lanza una silla…

Obsesión IX

Javier llega con la furgoneta blanca a una finca a las afueras de la ciudad. No parece que le haya seguido nadie, o al menos eso cree. No muy lejos de allí,camuflado entre matorrales un vehículo oscuro vigila la casa. -¿Te ha seguido alguien?-pregunta Julio. -No, no he visto señales de que me haya seguido nadie-asegura. -Bien, eso es buena señal-se alegra Alberto. Mientras sigan pensando en que el principal sospechoso es José, todo irá bien. -Ah, si José-responde Javier. No me acordé de deciros que ayer noche lo soltaron. Le dejaron en libertad con cargos. Me lo encontré cuando fui al piso de Judith. -¿Te dijo algo? -Apenas hablamos, él estaba muy cansado. -No sé, no me hace gracia que esté libre. Igual le da por sospechar algo. -No seas cenizo Alberto, ese idiota qué va a sospechar. -No subestimes a José. Ese tío no es tonto ¿sabes?-responde Alberto. Nunca hay que subestimar a nadie. -¡Bueno tío, no pongas ese careto! -Creo que lo mejor es que te quedes aquí vigilando a María de la Riva-propo…