¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

¡Maldita cobardía!

   
Se encerró en su despacho, como en tantas ocasiones, con una botella de whisky sobre la mesa y dos cartas. Abrió el cajón secreto y de él sacó un viejo camafeo. Acarició la imagen con ternura y luego cerró los ojos, como hacía muchas tardes empezó a evocar su juventud, su amor, su primer y único amor. Millones de veces se había hecho la misma pregunta, ¿cómo hubiera sido mi vida de haberme casado con Elvira? Pero no fue así. Elvira era una simple criada y él era el hijo del señor y, como tal, debía casarse con Soledad, la hija del Notario. Así lo habían dispuesto sus padres y él obedeció sin oponer ninguna resistencia.
¡Maldita cobardía! se decía siempre.Cuántas veces había soñado con un destino distinto, con haberse rebelado contra aquella estúpida costumbre de clases e imposiciones absurdas, con escaparse con Elvira y su hijo. Porque Elvira estaba esperando un hijo, sí un hijo suyo, un hijo de ambos, un hijo fruto de su amor; pero él, en vez de apoyarla, fue un cobarde y un miserable, dejándola sola ante las habladurías de la gente.

  Sola y en boca de todos, Elvira no tuvo más remedio que marcharse a otra ciudad y rehacer su vida. Una vida no exenta de sufrimientos al principio, pero consiguió un buen trabajo en casa de una familia bien situada y allí conoció a Luis, el chófer, de quien se enamoró y con el que formó una familia, una feliz familia.

   Él, por su parte, aceptó la imposición de sus padres y se casó con la hija del Notario. Su esposa Soledad era una mujer joven y bella, pero él no la amaba. A ella solo le unía el gusto por la literatura y una venerada actitud de respeto, nada más. Solo tuvieron un hijo, Alberto, que al cumplir la mayoría de edad se marchó a la ciudad a estudiar. Intentó ser un buen padre para él, darle lo que no pudo darle al otro, pero lo malcrió en exceso. Un buen día se marchó a la ciudad y desde entonces empezó a vivir a todo lujo, todo con el consentimiento de su madre, que debido a la indiferencia de su marido se dedicó en cuerpo y alma a las reuniones de amigas y a comprar compulsivamente. Quizás lo hacía empujada por sentirse olvidada, o quizás fuese para vengarse de su destino al lado de un hombre al que no amaba.

Tras tomarse la primera copa desató aquella carpeta de cuero negro. Una decena de hojas de periódico ya amarillentas. En aquellos titulares estaba su pasado:"el joven empresario Enrique Martínez inaugura otra fábrica". En todos aquellos diarios se hacían eco de su éxito arrollador, de su carácter innovador y su acertada visión en todos los negocios. Junto a él siempre aparecía su madre, tan bella como siempre. Pero también aparecían sus dos hermanos y un hombre bien parecido al que siempre le agradecía todas sus enseñanzas y todo lo que él había logrado, su padre. Sí aquel joven y exitoso era su hijo, aquel a quien nunca vio crecer, a quien nunca tuvo la oportunidad de abrazar, llamando padre a otro hombre que no era él. Empezó a llorar, sus lágrimas caían como un torrente. En la mesa del despacho había desplegado todas la fotografías, y sobre ellas una pistola y las dos cartas. Estaba decidido, no quería vivir con ese sufrimiento toda la vida.

    En la calle llovía apaciblemente, Soledad disfrutaba como tantas tardes de su partida de bridge con sus amigas. La servidumbre en el nº 12 de la Plaza Mayor se dedicaba a secar con esmero la vajilla y a guardarla cuando de pronto se oyó un ruido fuerte y seco que provenía del despacho. El mayordomo apresurado empezó a llamar al señor, pero nadie contestaba. Golpeó la puerta con fuerza, pero no se abrió. La criada alertada por el mayordomo salió corriendo a casa de doña Leonor para avisar a doña Soledad de que algo malo había ocurrido. Tras varios intentos, Jenaro, consiguió abrir la puerta. Allí estaba don Enrique, muerto, con la cabeza sobre la mesa y la sangre empapando las fotografías que estaban sobre la mesa.

Al llegar Soledad, el mayordomo le dio la carta que iba dirigida a ella y se guardó el camafeo y la carta que iba dirigida a Elvira, le aconsejó que no entrara en el despacho. Soledad, conmocionada por lo sucedido se desplomó de golpe. Y al cabo de reponerse leyó la carta dirigida a ella, en la que le pedía perdón por todos los años de indiferencia, fruto de su maldita cobardía. Y le contaba la verdad, aunque no hacía falta, ella ya lo sabía desde mucho tiempo atrás...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Mi guerrera valiente