¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

Para mi amiga Isa de Entretejiendo Instantes.

 En principio, tenía pensado subir otra entrada, pero al leer la entrada de mi amiga Isa de Entretejiendo Instantes he decidido hacer algo distinto. 
   Nos conocemos hace muchos años, y te aprecio muchísimo. Eres una gran persona y una gran amiga.Precisamente fuiste tú quien me diste el empujoncito para que me decidiese a publicar un blog y, en suma, a animarme a escribir. Algo que te agradeceré siempre, porque me apasiona escribir, para mí es como una necesidad.

No sé si recuerdas cuando subiste aquella foto de la fachada de la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Murcia. En ella aparecía escrita una frase que nos dio pie para lanzarnos un reto y era que cada una inventase un relato que girase entorno a esa frase y la posible identidad del destinatario o a la de su autor. ¿Te acuerdas?
Aunque creo que ninguna de las dos publicamos el relato en nuestros blogs, si lo hicimos en Facebook.

He aquí la fotografía de la que hablaba antes.


 Algunas semanas más tarde me sorprendiste con la noticia de que habías creado un blog, yo en aquella fecha no tenía ni idea de qué era y, mucho menos, cómo se creaba. Me dijiste, Isa pásate y si te gusta crea uno que yo te iré diciendo como es más o menos. Y así empezamos, tú con Entretejiendo Instantes y yo con este blog. Fuimos aprendiendo poco a poco como es esto del mundo blogger -aún lo seguimos haciendo- y cumpliendo años también. Al año o así decidimos crear una página conjunta para apoyar nuestros blogs y de paso publicar otras cosas e historias que nos parecieran interesantes y así nació Cosa de dos (Algo más que cuento). Me acuerdo que nos divertimos mucho buscando nombres para la página, al final nos decidimos por este, que resumía un poco el hecho de que eramos dos personas las que administramos la página y que contábamos algo más que cuentos; tengo que aclarar que por aquel entonces, yo había creado un blog de cuentos para niños. Aunque puede que más de uno o de dos hayan pensado otra cosa respecto al nombre de la página, la idea era esa.

  Confieso que cuando leí tu entrada de hoy, Apagando motores, me entristecí, porque me encanta leerte, pero respeto y comprendo tu decisión. 
  Te tengo que decir, que aun así, espero que disfrutes de bellos momentos que te hagan recuperar esa chispa que ponga en marcha de nuevo tu ilusión y que de nuevo nos cuentes nuevos lugares que has visitado y que deberíamos apuntar en nuestra agenda, o alguna historia de algún personaje relevante que has descubierto. O nos recomiendes alguna lectura que te haya emocionado o hecho reír a carcajadas y que no deberíamos perdernos. Sí yo, y muchos como yo esperamos que un día no muy lejano enciendas de nuevo los motores de ese telar mágico y sigas tejiendo esos hermosos instantes que tanto hemos disfrutado hasta ahora. Y sabes que lo que te digo te lo digo de corazón. 
   Y ya sabes que te queremos y te esperamos aquí; yo, por mi parte, no me pienso mover ;)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Me está mirando IX