¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

Para mi madre

Llega el día de las madres, y yo me pregunto:
¿Se pueden regalar rosas a las rosas?
¿Y a un ángel?
¿Qué le puedo regalar a un ángel?
No lo sé.
Solo sé que hay ausencias que nunca se llenan.
Y luces que no se apagarán.
Y eso eres tú, mi luz.
La luz que disipa mis miedos,
que me guía cuando me asaltan las dudas,
una cálida luz que me abriga cuando el frío asola mi alma
aunque físicamente no te pueda abrazar.
No sé cómo continuar esta dedicatoria.
Solo sé que el mejor regalo que me dio la vida
fuiste tú.
Desde que abrí mis ojos un veintiuno de diciembre ya te quería,
y a día de hoy te sigo queriendo,
aunque el destino o quien rige los destinos de este loco mundo
decidió una madrugada de junio
que debías partir
y nos dejó con el alma tiritando.
Y por más que el tiempo pasa
no puedo dejar de recordarte
y de quemarme con la pena de no abrazarte,
de no besarte y, de contarte mis cosas
o de pasear juntas como hacíamos antes.
¿Recuerdas?
No sé cómo terminar.
A la par que escribo se me agolpan los recuerdos,
las lágrimas también.
Te quiero, ahora y siempre.
Mil besos elevo allá dónde te encuentres,
esperando que algún día no muy lejano podamos fundirnos en un abrazo y no separarnos jamás.
Feliz día de la madre, hoy y todos los días de mi vida.

Para mi madre con todo mi amor desde lo más profundo de mi corazón.



Comentarios

  1. Ella siempre esta en tu corazón. Preciosa dedicatoria <3 <3

    Durrell

    ResponderEliminar
  2. Gracias Durrell. Cierto,ella está y estará siempre en mi corazón.

    ResponderEliminar
  3. Bonito homenaje a tu madre y hermosísimo el post que le dedicas. Tu pérdida Isabel fue una gran pérdida, sobre todo porque como intuyo, tu madre murió relativamente joven. Creo que no me equivoco ¿verdad?

    La herida por la pérdida de una persona tan querida y tan cercana como lo es nuestra madre, deja un profundo dolor que, aunque el tiempo lo mitiga en parte, siempre estará con nosotros y no habrá día en que su recuerdo no esté presente.

    Por otra parte, todas esas experiencias tan desgarradoras nos van mostrando el lado menos amable de la vida, el del sufrimiento y la tristeza, el del dolor y el desconsuelo, y todo ello unido nos va curtiendo como personas y nos permite seguir avanzando por el difícil camino de la vida.

    Preciosa y emotiva entrada Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falleció a los 67 años, el seis de junio hará trece años. Y era una persona muy alegre y cariñosa, siempre con la sonrisa en su rostro. La verdad es que fue muy doloroso para toda mi familia.
      Hacía amistad con todo el mundo y siempre te sacaba una sonrisa aunque estuvieras muy mal.
      Y por mucho tiempo que pase es de esas ausencias que nunca se llenan, pero que se llevan más o menos con el grato recuerdo de aquellos momentos más felices que siempre quedarán en mi corazón, y es a eso a lo que me suelo aferrar cuando estoy en algún momento de bajón.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Mi guerrera valiente