¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

Se acerca el invierno. La lotería de Navidad.

 Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es


Bombo con las bolas del sorteo de Navidad
    Empieza a hacer frío, el invierno está cada vez más cerca. Los empleados municipales comienzan a instalar el alumbrado navideño. Este año parece que hay menos entusiasmo en el sorteo navideño. Apenas se ve gente esperando ante la ventanilla haciendo cola como otros años.
   Ya sea por la crisis, o por el impuesto del 20% a partir de los 2500€, el caso es que este año se prevé que los españoles gastemos menos que otros años. Para ver como se presenta el ambiente en estas fechas mi jefa decidió que fuera a pulsar la calle. Y ya estaba dispuesto esperando a Lucía, una excelente fotógrafa, que siempre me acompaña en estos menesteres, cuando la  mala suerte hizo que se pusiera enferma y mi jefa me encasquetara a su sobrino Andresico, el esotérico, que hace sus chapucillas en fotografía. Aunque él a lo que se dedica es a la sección del horóscopo y a las cartas astrales. Así que no me quedó otra que cargar con el astrólogo del periódico.
  Esa mañana hacía demasiado frío, así que antes de empezar a recorrer las distintas administraciones, que no son muchas-solo tres-decidimos tomar un café caliente y un par de tostadas en el bar de Rogelio. Mientras devorábamos nuestras tostadas Andresico tomó la palabra con cierto aire de misterio. Miró a un lado y al otro y de repente me soltó una primicia. <<Sé dónde va a caer el gordo>>. Me dijo muy serio, y luego me añadió que lo sabía a través de un gallo. Empecé a toser, se me atragantó la tostada de la risa, casi la palmo ahogado por una tostada. Le dije que como era aquello. Me explicó que desde el verano oía cantar un gallo todas las noches, pero no era un cantar normal como cualquier gallo. Según Andresico aquél gallo parecía hablar y decía algo como el gato negro. Y claro, en Villatortas del Sordete hay una administración que tiene por nombre "El gato negro", la número 13. En plan coña le pregunté si le había revelado también el número o terminación del gordo, me dijo que no pero que había tenido un sueño cuyo significado le hacían pensar en el número 4. Después de esto tuve la idea de que Andresico me pusiese al corriente de los videntes de la zona para ver sus pronósticos. 
  Fuimos a ver a su amigo Paco el Nigromante conocido en Villatortas por sus meteduras de pata. De camino a su tienda de esoterismo pasamos por la famosa administración de "El gato negro" y no sé si fue por superstición o por sugestión pero por si las moscas me compré tres décimos terminados en cuatro: uno para mi, otro para mi suegro y otro para Chris. Lo cierto es que allí no había nadie comprando. Le pregunté a Asunción, la chica que regenta la administración, y me dijo que este año las ventas estaban algo flojas y que solo habían repuntado un poco tras el famoso anuncio de la lotería de Navidad.
  Visitamos al tal Paco, un friki con mucha cara, que nos vendió la moto de que este año el Betis iba a ganar la liga, que Jennifer López se iba a casar con él y... la verdad sea dicha, ya no me quedaron ganas de seguir. Andresico decidió tomar la palabra y le preguntó sobre su vaticinio sobre el gordo de Navidad. El puso cara de concentración y aventuró que terminaría en 2
  La siguiente en la lista era Sara, la novia de Andresico, una chica joven que se dedica a la televidencia y cartas del tarot. Una chica simpática y muy agradable, que casualmente aventuró que el número agraciado sería un número alto y terminado en 4.  Nos invitó a un aperitivo mientras nos contaba algo más. Esta chica nos dijo que este año la liga la ganará el Barcelona. No sé si lo dijo porque hacía poco que había sido el primer clásico del año, o por la fotografía colgada en su despacho con la bufanda culé en el Camp Nou. 
  Proseguimos la ronda esotérica y la siguiente fue "La reina egipcia" una mujer madura muy extravagante que nos recibió en su departamento lleno de velas e inciensos. Lola, que así se llama esta vidente, nos aventuró el número entero y las localidades agraciadas con el gordo. Nos dijo que el gordo iba a ser muy repartido y haría felices a los de Bollullos del Condado, Bilbao, Albacete, Algete, Lorca, Sevilla, Sort y Almería. El número sería el 20567. ¡Toma ya! solté yo sin querer. Los dos me miraron. Me excusé diciendo que por fin encontraba a alguien que se aventuraba a vaticinar el número completo. Eso llenó de orgullo y satisfacción a nuestra "Reina egipcia". Nosotros dos salimos algo "mareados" con tanto incienso. 
  El último en desfilar fue Isaías Espino -un personaje curioso por sus túnicas plateadas- que nos dijo tras invitarle a un té y mirar el fondo haciendo el paripé que el gordo de navidad terminaría en 5. 
  La conclusión a la que llegué tras este recorrido esotérico es que el azar es imprevisible y claro cada uno puede aventurar su pronóstico, y alguno habrá que por azar, valga la redundancia, acierte. Todo lo demás...son cuentos chinos.
 Cuando llegué a casa se lo conté a Chris y se rió un rato largo, le di los décimos y me miró sonriendo, luego añadió...<<La verdadera lotería nos la jugamos el día 20 de diciembre y el premio gordo que nos toque nos durará cuatro años>>
No tuve más remedio que darle la razón y añadir mi frase favorita...<<Que la suerte nos acompañe>>
  

Comentarios

  1. Ciertamente, la verdadera lotería nos la jugamos el 20 de diciembre y de nuestro buen juicio y responsabilidad saldrán las personas que nos gobiernen, para bien o para mal, durante los próximos cuatro años. De cualquier manera voy a ver si consigo el número 20567 para el próximo sorteo de Navidad y ya de paso también compraré algún décimo terminado en cuatro. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Uf, como salga ese número me da algo. Solo llevo un décimo terminado en cuatro por si le da por acertar al del gallo, Andresico. Aunque la suerte es caprichosa e impredecible. Que salga el cuatro que así me llevo al menos el reintegro, para luego perderlo en el sorteo del Niño. Es para no perder la costumbre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Me está mirando IX