Entradas

Mostrando entradas de junio 7, 2015

El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

Diario de una maldita poeta

Imagen
Era demasiado joven cuando la fama tocó mis alas, y yo me acuné en sus brazos. Me sentía como una alpinista en la cima del mundo. ¡Era tan excitante! Solo tenía veinte años y ya era superventas, una promesa decían. Una legión de seguidores, adolescente y no tan adolescentes me seguían en todas las redes sociales, bastaba que escribiera una frase, una simple frase por banal que fuese, como un chasquido de dedos, al cabo de segundos se convertía en viral. No podía creerlo.      Pronto empezaron a reclamarme en algunos sitios de culto a la poesía, me sentía tan halagada que no podía negarme. Era tan gratificante ver como se llenaban hasta arriba tan solo para escucharme, que quería repetir una y otra vez. Tras el recital, venían las fotos con mis admiradores y las copas, era maravilloso sentirse tan querida. Pero…todo siempre tiene un pero, mi juventud y ese deseo de vivir intensamente me iban a deparar experiencias no tan buenas, aunque en ese momento yo no las detectase.      Empecé a co…