Entradas

Mostrando entradas de julio 26, 2015

El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

Un día de playa cualquiera (II).

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

    Como lo prometido es deuda, hoy vamos a hablar de otro tipo de playa. Me refiero a ese tipo de playa supuestamente tranquila en la que la tónica dominante son las familias que buscan pasar un día pacífico y agradable a la orilla del mar.

   Dado que tu experiencia ha sido horrorosa, optas por salir huyendo de aquella playa como alma que lleva al diablo, y vas y te trasladas a otro lugar del que te han hablado maravillas.

   Llegas al paraíso soñado y decides por si acaso levantarte temprano. Por aquello de que hombre prevenido vale por dos. 


 Llegas a la playa y no puedes creerlo solo hay dos o tres sombrillas desperdigadas por toooda la playa. Eliges estratégicamente el sitio y clavas tu sombrilla más feliz que una perdiz.

Te das un baño que a esas horas es lo más relajante que puedas imaginar y te sientes zen total hasta que llega otro bañista, que mira tú por dónde decide que el mejor sitio es al lado tuyo, a…