Entradas

Mostrando entradas de julio 26, 2015

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Imagen
NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

Un día de playa cualquiera (II).

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

    Como lo prometido es deuda, hoy vamos a hablar de otro tipo de playa. Me refiero a ese tipo de playa supuestamente tranquila en la que la tónica dominante son las familias que buscan pasar un día pacífico y agradable a la orilla del mar.

   Dado que tu experiencia ha sido horrorosa, optas por salir huyendo de aquella playa como alma que lleva al diablo, y vas y te trasladas a otro lugar del que te han hablado maravillas.

   Llegas al paraíso soñado y decides por si acaso levantarte temprano. Por aquello de que hombre prevenido vale por dos. 


 Llegas a la playa y no puedes creerlo solo hay dos o tres sombrillas desperdigadas por toooda la playa. Eliges estratégicamente el sitio y clavas tu sombrilla más feliz que una perdiz.

Te das un baño que a esas horas es lo más relajante que puedas imaginar y te sientes zen total hasta que llega otro bañista, que mira tú por dónde decide que el mejor sitio es al lado tuyo, a…