Entradas

Mostrando entradas de agosto 2, 2015

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Imagen
NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

¡Rebajas de locura!

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es


Cuando me comunicaron que debía hacer mi crónica sobre las rebajas un sarpullido descontrolado cubrió todo mi cuerpo al oír aquella maldita palabra, yo pensé que lo había superado. Os explico, la última vez que me enviaron a cubrir un reportaje sobre las rebajas fue en el mes de enero y aquella experiencia fue arrolladora.       Me arrolló una multitud enloquecida, aunque yo pensé que levitaba; pero no era así, me di cuenta cuando aquella masa apelotonada cual “Estrella de la muerte”entraba a la velocidad de la luz poseída por la fuerza gravitatoria de aquella puerta con el cartel de “Rebajas de locura” colgando tras ella. Fue una vez que fui engullido por aquel agujero negro cuando sentí por todo mi cuerpo la inmensidad de lo que significa en toda su extensión la frase: “Rebajas de locura”.  Aquella experiencia me traumatizó mucho: tres costillas, el cúbito, tres falanges de la mano derecha, el tobillo izquierdo…