¿Síndrome postvacacional?

Imagen
Publicado por Domingo Descanso para Crónicas de Villatortas del Sordete.es

Tras las vacaciones nos toca reincorporarnos a la rutina de nuestro trabajo. Hay quien etiqueta a la readaptación a los horarios de trabajo  como de depresión o síndrome postvacacional, aunque yo diría que más bien habría que hablar de un problema de capacidad de adaptación y que afecta de forma diferente a cada persona en la medida de la satisfacción personal que cada uno tiene en su puesto de trabajo.    En esa readaptación me encuentro yo en estos días.  Después de una semana preparando la mudanza a un nuevo piso, ahora toca dejar de trasnochar y de levantarse a las tantas para comer a la hora que me apetezca. No queda más remedio que acostumbrarse de nuevo al horario de trabajo, aunque de momento llegues en plan sonámbulo hasta tu silla en la oficina y después te pongas en plan cerebro de besugo mirando a la pantalla durante unos minutos hasta que el inconsciente, que está bien inconsciente se despierte,  dec…

Diálogo entre suicidas



- Vaciar la mente y saltar, dejar la vida pasar en caída libre y abandonarlo todo. Un golpe contra el agua y los pulmones se irán llenando de la negrura que ahogará poco a poco a los problemas para hacerlos desaparecer. ¿Eso es lo que busca?
-Si cree que me va a convencer de que desista con esa extraña perorata se equivoca.
-No, no trato de hacerlo. Yo también lo intenté, pero no tuve la suficiente inconsciencia para seguir adelante. ¿Ve estas vendas en mis muñecas? Lo intenté el lunes. Hoy es miércoles, tampoco hace tanto. 
-¿Y a mí qué?
-¿Sabe qué pienso? que es usted un cobarde. Sí, no me mire con esa cara. ¿Tiene usted mujer, hijos?
-¡Déjeme en paz y márchese! Sí tengo mujer y dos hijos. Una hipoteca y una deuda enorme que no podré pagar en toda mi vida. 
-Además de cobarde es usted un egoísta y un mal padre.
-Oiga, se está pasando. ¿A que le cruzo la cara a hostias?
-Ah, que no le gusta que le digan la verdad en su cara. ¿Acaso cree que su muerte soluciona el problema? No amigo, el problema no desaparece sino que aumenta y encima se lo traspasa a su familia. Le parecerá bonito ¿no?
-Me está usted tocando los cojones con sus estupideces. ¡Es usted un imbécil!
- Yo seré un imbécil, pero usted es gilipollas. A mi me parece mucho más estúpido suicidarse para huir de un problema. La solución no está en esa huida hacia la muerte, sino enfrentarlo y buscar una forma de salir adelante. ¿Acaso cree que su familia merece que usted les cree otro problema?
-...No.
-Entonces bájese de ahí y vaya a su casa, abrace a su familia y busque una solución mejor que dejarla llorando por una decisión estúpida.
-¿Usted lo hizo por su familia? digo lo de desistir de quitarse la vida.
-No, yo no tengo familia, estoy solo en este mundo. Yo lo hice porque alguien me convenció para que no cometiera la misma estupidez. Ya ve, el ser humano cuando está agobiado por un problema se ofusca de tal manera que la única salida que se le ocurre es quitarse la vida. Y no, esa no es la solución.



Comentarios

  1. Aunque a veces la vida sea injusta con las personas y se tenga la sensación de que no hay salida, pensar en quitarse de en medio es la postura más cobarde y egoísta de atajar los problemas. También es cierto que hay estados depresivos realmente patológicos y que quien los padece pocas salidas verá excepto el suicidio. La mente humana es compleja, muy compleja y tratar de entenderla creo que es una batalla perdida, incluso para las mentes más preclaras de La Tierra. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente así es. La depresión, la soledad, los problemas que se acumulan y múltiples causas que se desconocen llevan a la persona a un estado de ofuscación mental que le impide razonar claramente y opta lamentablemente por acabar con su vida.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

El chiste de la pirámide y la guardia civil

Me está mirando IX