Entradas

Mostrando entradas de abril 17, 2016

El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

Diálogo entre suicidas

Imagen
- Vaciar la mente y saltar, dejar la vida pasar en caída libre y abandonarlo todo. Un golpe contra el agua y los pulmones se irán llenando de la negrura que ahogará poco a poco a los problemas para hacerlos desaparecer. ¿Eso es lo que busca?
-Si cree que me va a convencer de que desista con esa extraña perorata se equivoca. -No, no trato de hacerlo. Yo también lo intenté, pero no tuve la suficiente inconsciencia para seguir adelante. ¿Ve estas vendas en mis muñecas? Lo intenté el lunes. Hoy es miércoles, tampoco hace tanto.  -¿Y a mí qué? -¿Sabe qué pienso? que es usted un cobarde. Sí, no me mire con esa cara. ¿Tiene usted mujer, hijos? -¡Déjeme en paz y márchese! Sí tengo mujer y dos hijos. Una hipoteca y una deuda enorme que no podré pagar en toda mi vida.  -Además de cobarde es usted un egoísta y un mal padre. -Oiga, se está pasando. ¿A que le cruzo la cara a hostias? -Ah, que no le gusta que le digan la verdad en su cara. ¿Acaso cree que su muerte soluciona el problema? No amigo, el probl…