Entradas

Mostrando entradas de diciembre 4, 2016

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Imagen
NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

Sueños

Imagen
Doctor, ¿es posible recordar sueños antiguos? Verá a veces sucede que recuerdo sueños de hace tiempo y también lo que sentí durante el mismo. Recuerdo un sueño en el que caminaba a través del campo, la hierba era alta y había mucha oscuridad. Tenía miedo y caminaba deprisa, muy deprisa. Las nubes eran de un gris oscuro y en el horizonte había una luz. La luz me producía serenidad y en el afán de salir de esa oscuridad empecé a buscar la forma de ir hacia esa dirección. Al acercarme vi una casa que contrastaba con el paisaje sombrío, la luz procedía de la casa. Y cuando iba acercándome me sentí seguro, y despierto, porque me desperté en ese momento. Quería dormir otra vez, pero no lo logré. De vez en cuando me acuerdo de la casa y de aquella sensación. No sé lo que significa.
Doctor hubo otro sueño que me inquietó durante un tiempo y, la verdad, tuve miedo. Soñé que salía de mi casa, pero al salir al descansillo del edificio vi que todo era distinto. Me fui al ascensor, un ascensor apar…