El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

Infelice


No, nunca me fue fiel. Iba de un lado para otro, de puerta en puerta, de ciudad en ciudad. Apenas algunos días duraba su lealtad, después volvía a desaparecer. Una mañana, discutimos, me dijo que se había hartado de mis celos obsesivos, que no se debía a una sola persona y la felicidad se marchó. 
Mi vida transcurrió empapada en litros y litros de depresión. Dibujando arcoíris en blanco y negro en mi habitación. Debieron pasar años, tantos para no recordar. Por no recordar, tampoco recordaba el rostro ajado por los años que me devolvía ese triste espejo. Hasta que una mañana alguien entró por la puerta. ¿No me conoces? me preguntó. No, han pasado los años, mi memoria no existe, la salud también me abandonó. Lo siento, yo no la conozco. Y me senté en el viejo sillón mirando la ventana como quien espera ver a alguien.  Me miró a los ojos, me extendió su mano y me dijo: ¡sígueme! A sabiendas que ya poco me quedaba por vivir, tomé su mano y la seguí...


Comentarios

  1. Al principio pensé en Penélope, hasta que ví la sombra de la guadaña ����

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Me está mirando IX

¡Me está mirando! (I)