Entradas

Mostrando entradas de agosto 20, 2017

El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

¡Me está mirando! (V)

Imagen
El agente Anderson parecía adaptarse bien a su nuevo trabajo, la jefa de enfermería, Alice Mac Farlane-una mujer menuda y de carácter mahumorado- le había asignado como ayudante de la enfermera Johnson. La enfermera Johnson le había comentado que sabía de qué humor estaba Mac Farlane solo con ver el color de pintalabios que había escogido ese día: el rojo carmesí indicaba buen humor, el rojo más apagado era señal de mal humor y ese día no estaba precisamente de muy buen humor, ese día había olvidado pintarse los labios. Tenía cara de haber dormido poco en los últimos días, las ojeras y el aspecto macilento de su rostro la delataban. La enfermera Johnson pensó que lo mejor sería no hacer demasiadas bromas con ella.
Llegaron a la habitación 222, la Sra. Svenson cepillaba su pelo rubio lentamente como si de un ritual se tratara. Anderson y la enfermera Johnson la miraban desde la puerta embobados, ella los había visto a través del espejo de su tocador y saludó sin dejar de cepillar su med…