Entradas

Mostrando entradas de septiembre 17, 2017

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Imagen
NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

Me está mirando (VII)

Imagen
-Mira Emy, este es el nuevo celador del que te hablaba, ¿verdad que es guapo?-le preguntó la señora Svenson a su hija dirigiéndose al agente Anderson. El agente esbozó una amplia sonrisa al mismo tiempo que se sonrojaba. No estaba acostumbrado a que le piropeasen.
-No es para tanto señora Svenson, soy un tipo normal, del montón-contestó quitándose importancia. -La verdad es que no está nada mal, pero nada mal-recalcó la enfermera Johnson La doctora se fijó ampliamente en el agente y dio su aprobación. -Lo cierto es que sí, es un joven muy guapo y atractivo-se rió. -Me van a sacar ustedes los colores-bromeó  -Bueno siento ser aguafiestas, pero es hora de volver al trabajo-atajó la enfermera Johnson. -Vaya, ahora que se empezaba a poner la cosa interesante...-dejó caer la doctora. Al llegar a la puerta de entrada se encontraron con un paciente fuera de sí, al aproximarse para echar una mano se dio cuenta de que aquel paciente le resultaba familiar, era el sargento García. 
Anderson se quedó impr…