El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

Me está mirando X

   El inspector Smith decidió tirar de hemeroteca a fin de averiguar algo más sobre el incendio del hospital psiquiátrico. Después de casi dos horas mirando la pantalla del ordenador solo logró un  fuerte dolor de cabeza. Nada, apenas unas pocas notas, pero nada interesante. Decepcionado salió de la biblioteca pública y se encaminó a la farmacia de la esquina en busca de un remedio para el fuerte dolor de cabeza. Al salir de la farmacia, el móvil empezó a vibrar anunciando un mensaje: era Anderson citándole en la cafetería de Harry, su cuñado.
Miró el reloj, aún faltaban diez minutos, se tomó una pastilla para el dolor de cabeza y un poco de café mientras leía las noticias deportivas del día. Volvió a mirar el reloj con impaciencia, los minutos parecían pasar muy despacio ¿Qué sería aquello qué había descubierto Anderson? Pidió otro café y un croissant. A los pocos minutos apareció Anderson,
-Hola jefe-saludó. Tras pedir otro café le entregó una carpeta.
-¿Qué es?-preguntó el inspector Smith.
-Son unos documentos de algunos enfermos que estaban ingresados en la fecha del incendio y que a día de hoy siguen en el hospital.
-Bien hecho- respondió ojeando la fichas de los pacientes. Reparó en una en la que Anderson había colocado un marcador. Miró a Anderson en busca de una respuesta.
-Ah, he marcado esa ficha porque ese enfermo estaba muy alterado el día en que asesinaron a Charles Martin, al parecer se había escapado de su habitación y estuvieron buscándole varias horas, no he podido averiguar nada más. Bueno sí, lo había olvidado, estas fichas pertenecen a enfermos con patologías de conductas peligrosas y están en un pabellón aparte.
-Muy bien, intentaré averiguar quién es este Stevenson.
-Hemos averiguado que el cuerpo del famoso payaso Magnus no fue encontrado después del incendio, lo cual me hace pensar que quizás sigue vivo.
-¿Quién lo dio por muerto? es algo que hay que averiguar.
-Por cierto ¿qué tal sigue nuestro amigo García?
-Fue él quién averiguó todo, pero está algo inquieto; en cierto modo le entiendo, tanto relajante y ansiolítico le tienen atontado todo el día, intenta zafarse de las enfermeras pero hay días que no. A MacFarlane nadie la engaña.
Ambos miraron sus relojes, apuraron el café y cada uno salió por su lado.
De camino a la oficina Smith no paraba de darle vueltas a la cabeza ¿Seguiría vivo Magnus? ¿Y si la muerte del tal Martin tenía alguna relación con el incendio? Decidió que en cuanto llegara a la oficina revisaría todo el caso de Charles Martin de nuevo.

Continuará
Imagen de Quinn Kampschroer en Pixabay

Comentarios

  1. Pobre García! Espero que lo puedan sacar antes de que acabe mal de verdad!! 🙃

    A esperar la siguiente entrega, besoss
    Durrell

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecillo siempre ahí sufriendo, vete a saber lo que le espera...no puedo adelantar más, pero ya sabes que a mí me encantan las sorpresas ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Me está mirando IX

¡Me está mirando! (I)