El viaje de un pequeño gorrión.

Imagen
Ven a la ciudad me dijeron, allí la vida es mucho más alegre. La ciudad está llena de vida, de colores inimaginables. En los parques,los niños corren alegremente y dan de comer a las aves que habitan en ellos.      Mi tío Renato, un gorrión presumido y altanero, que se jactaba de vivir cómodamente en la ciudad, hablaba de mil y una aventuras. De como al anochecer la ciudad se vestía de luces de todos los colores, de los deliciosos manjares que  había degustado, de la música, de tantas cosas bellas que ardía en deseos de conocer, y no lo dudé ni un segundo.    Después de discutirlo durante mucho tiempo con mis mayores, tomé la firme decisión de emprender el viaje al paraíso..... o al menos, eso creí yo.      Antes de llegar al destino soñado, pasé por algunos pueblos en los que conocí a otros gorriones jóvenes como yo.Y fue así como conocí a mis tres compañeros de viaje.
 Al igual que yo habían oído hablar de las maravillas de la gran ciudad. Así que proseguimos el viaje juntos.
      Despu…

Me está mirando XI

Empezó a sentir que los ojos se le cerraban, apenas podía mantener la mirada en la pantalla del ordenador, aquella luz parpadeante empezaba a molestarle. Smith se frotó los ojos y se puso de nuevo a revisar el caso de Martin. Nada, no encontraba nada. Se fue hacia la puerta de la calle a fumarse un pitillo y refrescar su mente. Exhaló todo el humo de sus pulmones y miró al infinito como buscando una respuesta. Volvió a la oficina, el sargento Petterson le ofreció un café.
-Tome inspector, esto le ayudará a mantenerse despierto.
-Gracias Pett-contestó. 
Sonrió y se bebió de un solo trago el café. Luego miró su despacho con desgana y se dirigió lentamente hasta la puerta. De improviso recibió una llamada; era García. Estaba desesperado.
-¡Inspector, sáqueme de aquí por favor se lo suplico!-gritó desesperadamente.
Notó el tono desesperado de García, pensó que algo iba mal, pero recordó que Anderson le había informado que MacFarlane le estaba suministrando Trazodona para conciliar el sueño y eso solía causarle el efecto contrario y le quitó importancia. 
Volvió de nuevo a sumergirse en el expediente de Martin, estuvo más de una hora revisando toda la documentación cuando recibió otra llamada. Pensó que sería otra vez García, pero cuando descolgó era la voz de Anderson bastante apenado. Era García, lo habían encontrado muerto de la misma manera que Charles Martin.
Se sentía culpable por no haber respondido a su llamada y haberle proporcionado la ayuda necesaria. Golpeó todo lo que encontró a su paso con una furia desmedida. Los agentes de la comisaría asustados trataron de calmarle y le quitaron el arma que portaba. Por un momento temieron que su estado le llevase a cometer una locura. El golpe contra el cristal de la puerta de su despacho le provocó un corte en la mano y un gran hematoma. Sangraba sin parar y lloraba de rabia. El teniente Rodrigues tomó el mando y decidió que dos agentes le acompañasen al servicio de urgencias del hospital comarcal, en tanto que enviaba tres patrullas al mando del sargento Peterson al hospital psiquiátrico. Desde el hospital, Smith llamó al jefe del departamento para informarle de lo ocurrido. Mientras le vendaban la mano su mente solo podía pensar en lo mismo, su error en no tomar en serio a su amigo García, porque a pesar de ser su subordinado, era su amigo, y le había fallado. Y ahora qué, se preguntó ¿Qué le iba a contar a su viuda y a sus hijas? 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Me está mirando IX

¡Me está mirando! (I)