Entradas

Mostrando entradas de octubre 20, 2019

Doradas a la sal y salsas para acompañar a las doradas

Imagen
NOTA: esta receta se puede hacer con lubina, dorada y  con lisa o mújol. Y se les puede acompañar con patatas, verduras o con lo que mejor gustéis. Si quieres imprimir esta receta está disponible en:https://www.facebook.com/algomasquecuento
Ingredientes (para cuatro personas)4 doradas de 400 g. aprox. -sal para cocinar al horno (suelen ser de dos kilos y se venden en cualquier supermercado). Preparación:
   Colocamos las doradas enteras (con su piel) en una bandeja de horno cuyo fondo esté cubierto de la sal. Un truco para que no tengamos luego que pasarnos mucho tiempo limpiando sería cubrir previamente la bandeja con papel de horno y luego cubrirlo con la sal.    A continuación, cubrimos los pescados con el resto de la sal, pero atentos, tenemos que dejar el ojo del pescado al descubierto, pues cuando el ojo se ponga blanco eso nos indicará que el pescado ya está hecho.


   Una vez que lo tenemos cubiertos, lo entramos en el horno que lo habremos pre-calentado previamente, y lo pondremos a

Me está mirando XI

Imagen
Hacía frío, era una mañana gris acuosa, como el ánimo de todos los que estaban reunidos allí en el cementerio. La familia del agente García lloraba sin desconsuelo. María,su viuda, se enjugaba las lágrimas en un pañuelo blanco arropada por su suegra y sus hijas que lloraban desconsoladamente. El sacerdote inició un breve responso, el inspector Smith parecía ausente. Estaba pensando que si él hubiera hecho caso de aquella llamada quizás García estaría vivo. El sargento Peterson pareció haberle leído el pensamiento.
-No te tortures más-Le dijo mientras le daba una suave palmada en el hombro. Desde que García efectuó la llamada hasta su muerte solo transcurrieron un par de minutos. Lo sabes, no hubieras podido evitarlo.
Smith asintió pero no pudo articular respuesta. Llevaba la mano vendada y aún le dolía. Pero más le dolía el alma al contemplar a la familia de su amigo rota por el dolor. Se juró que encontraría al culpable fuera como fuese. Apretó los dientes y tomó la bandera que cubr…